Ejemplos ?
Muchas de las prácticas corruptas tienen que ver con procedimientos gubernamentales que se prestan al cohecho, al pedir o al solicitar, y ahí estamos haciendo un gran cambio, eso tiene que ver con la llamada desregulación: cambiar los procedimientos gubernamentales de relación con la ciudadanía, fundamentalmente, para que no fomenten esas relaciones de corrupción; tiene que ver también con la aplicación rigurosa de la ley, y yo puedo decirle que en este Gobierno hemos sido rigurosos e implacables.
La reforma de nuestro sistema de justicia debe partir del fortalecimiento del órgano supremo del Poder Judicial, es decir, la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Para ello, se propone hacer más rigurosos los requisitos que deben reunir los Ministros que integren la Suprema Corte.
Hjelmslev, aunque es otro el sistema descrito, habla con el mismo rigor guilfordiano, que le permite hacer análisis rigurosos, sencillos y no ambiguos de un sistema sígnico en general.
Amnistía es olvido, pero no sólo de parte de quien tiene la obligación de sancionar, sino también de aquellas personas - y sus deudos - que posiblemente sufrieron extremos rigurosos por la persecución y sanción a causa de los delitos cometidos.
EL RECELO, LA COMPLICIDAD SOLIDARIA ENTRE LOS FUNCIONARIOS DE LA ADMINISTRACION DESAPARECERAN UNA VEZ PRESENCIADOS LOS PRIMEROS CORRECTIVOS RIGUROSOS.
No toleraremos ningún tipo de prácticas antisindicales. Seremos rigurosos para sancionarlos. Nos hemos preocupado especialmente de la mujer trabajadora.
Lo “bello”, lo “bonito”, resultan conceptos subjetivos y poco rigurosos, pues lo que para una determinada persona o para una determinada cultura es bello, para otra no lo es.
795 Por esa aspersión llameante humean las jambas, y la puerta, para nada prometida a los rigurosos sabinos, por esta fontana nueva fue obstruida, mientras de Marte el soldado se vestía de sus armas.
Al día siguiente por la mañana, primero de enero de 1820, el inmenso terror de que eran presa la madre y la hija les sugirió una excusa natural para no entrar solemnemente a felicitar a Grandet en su cuarto. El invierno de 1819 a 1820 fue uno de los más rigurosos de la época.
Tú que hace poco cautivaste también mis ojos, muéstrate temerosa de la falsedad; rogada niega tus favores, y deja que tendido en el umbral de tu puerta me hielen los rigurosos, fríos de una noche de invierno.
Unos más especulativos; otros más rigurosos, pero todos inmersos en el fascinante universo de los signos que daban clara muestra de su organización sistémica y promovían variadas aproximaciones teóricas a ellos.
Eran esos hom- bres refractarios á la rigidez de la disciplina en (¡uarteles y naos, y, por ende, promovían no pocas turbulencias, haciéndose merecedores de rigurosos castigos.