ridiculez


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con ridiculez: ridiculizar

ridiculez

1. s. f. Dicho o hecho extravagante no sé cómo has dicho semejante ridiculez en la reunión. sandez, tontería
2. Cosa muy pequeña o de poco valor se enfadaron por una ridiculez. menudencia
NOTA: En plural: ridiculeces

ridiculez

 
f. Dicho o hecho extravagante o irregular.
Nimia delicadeza de genio o natural.

ridiculez

(riðiku'leθ)
sustantivo femenino
1. acción o dicho que provoca risa o burlas Dijo una sarta de ridiculeces.
2. cosa que tiene poco tamaño, valor o importancia No debes preocuparte por ridiculeces.
Sinónimos

ridiculez

sustantivo femenino
Traducciones

ridiculez

SF
1. (= dicho absurdo) ¡qué ridiculez!how ridiculous!
no digas más ridiculecesdon't be so ridiculous
2. (= insignificancia) ¿y no os habláis por una ridiculez así?(do) you mean you've stopped talking to each other because of a silly little thing like that?
¿sólo vas a comer esta ridiculez? ¡coge un poco más!is that all you're eating? have a bit more!
Ejemplos ?
Los mismos partidarios del gobierno allí imperante convienen en que existen males necesarios, sin sospechar que caen en una gran ridiculez o en un atraso de ideas lamentable.
Con el título de La ridiculez andando escribió Larriva un chistoso entremés, cuyo protagonista es el asendereado impresor, y una muy graciosa silva, titulada El reverso de la medalla, en la que también sale mal librado D.
He buscado por todas las capas sociales la verdad; he asistido a todas las comedias con que se festeja el Carnaval y se rinde culto a la locura y a la ridiculez humanas...
La propia ridiculez de los coros reforzó este sentimiento súbito e inexplicable, que sólo puedo comparar al deseo de protección que nos inspira un perro viejo y cochambroso que recogemos en la calle y a quien, por su mismo pelaje sucio y espinazo saliente, nos empeñamos en salvar de la estricnina.
Hace más de dos años que el primer asunto de este Gobierno ha sido combinar arbitrios que reparen la quiebra del erario, pero todas las especulaciones no han producido sino funestos desengaños; el apoderado del Consulado de Cádiz reúne todos los proyectos tantas veces despreciados, añadiendo algunos que provocan a risa por su ridiculez; y aunque el orden que he adoptado reserva el examen de estos arbitrios a la tercera parte de esta representación, tocaré ahora el que principalmente se propone para facilitar a V.
—Porque él cree que usted se va a enamorar de mí—me adelanté, dirigiéndome a María. Ya antes de decir esto, vi bien claro la ridiculez en que iba a caer; pero tuve que hacerlo.
Si añaden que muchos cristianos murieron también a los filos de la espada, y que otros perecieron con crueles y espantosas muertes, digo que si estas penalidades no deben apesadumbrar, es una ridiculez pensarlo así, pues ciertamente es una aflicción común a todos los que han nacido en esta vida; sin embargo, es innegable que ninguno murió que alguna vez no hubiese de morir; y el fin de la vida, así a la que es larga como a la que es corta, las iguala y hace que sean una misma cosa, ya que lo que dejó una vez de ser no es mejor ni peor, ni más largo ni más corto.
El caso es éste: María Elvira, si es que acaso no lo he dicho, tiene los ojos más admirables del mundo. Está bien que la primera noche yo no viera en su mirada sino el reflejo de mi propia ridiculez de remedio innocuo.
¡Con aquello tenía bastante! —Me voy—le dije bien claro—porque estoy hasta aquí, de dolor, ridiculez y vergüenza de mí mismo! ¿Está contenta ahora?
Que fue virtud divina y no persuasión humana que el mundo creyese en Cristo Aunque es ridiculez hacer mención de la falsa divinidad de Rómulo cuando hablamos de Cristo, sin embargo, habiendo vivido Rómulo casi seiscientos años antes de Escipión, y confesando que aquel siglo estaba ya ilustrado cultivado con el estudio de las ciencias de manera que no creía lo que no posible; después de seiscientos años tiempo del mismo Cicerón, y especialmente en lo sucesivo, reinando ya Augusto y Tiberio, es a saber, en tiempos más ilustrados, ¿cómo pudiera admirar el entendimiento humano la resurrección de Cristo y su ascensión a los cielos como suceso posible?
Deslinde este muy holgado, si consideramos que no les ha cabido ni el aliento de la ridiculez, y que no afean su manto de armiño partícula de tierra ni chispa de sangre.
Hay una persona ridícula en Homero; mas siendo perversa a un mismo tiempo, no punza el ánimo del lector con ese alfiler encantado que hace brotar la risa: ni los dioses ni los hombres perciben sal en la ridiculez del cojo Tersites, malo y feo.