resplandor

(redireccionado de resplandores)
También se encuentra en: Sinónimos.

resplandor

1. s. m. Luz muy intensa que procede de un cuerpo luminoso le delató el resplandor de la hoguera; le cegó el resplandor del rayo. fulgor, luminosidad
2. Brillo muy intenso contemplamos el resplandor de la cúpula dorada. opacidad
3. Esplendor, lucimiento o gloria.

resplandor

 
m. Luz muy clara que despide un cuerpo luminoso.
fig.Brillo de algunas cosas.
fig.Esplendor o lucimiento.

resplandor

(resplan'doɾ)
sustantivo masculino
1. luz muy intensa que procede de un cuerpo luminoso El resplandor del sol me cegaba.
2. máximo grado de perfección o grandeza de algo En el siglo XVIII, brillaron con increíble resplandor filósofos como Montesquieu.
Sinónimos

resplandor

sustantivo masculino
Traducciones

resplandor

glitter, blaze, radiance, glow

resplandor

gloed

resplandor

brilho

resplandor

توهج

resplandor

λάμψη

resplandor

блясък

resplandor

záře

resplandor

זוהר

resplandor

グロー

resplandor

SM
1. (= brillantez) → brilliance, brightness; [de joyas] → sparkle, glitter
2. (Méx) (= luz del sol) → sunlight; (= calor del sol) → warmth of the sun; (= brillo) → glare
Ejemplos ?
Jade cuyo verdor es señal de la vida; plumajes de QUETZAL, ave de la sabiduría y de los resplandores del TEOTL y sólo con flores rodeo a los señores.
¡ciego!... Fascinado por vanos resplandores desprecias el suelo natal, te sonrojan las piadosas y antiguas tradiciones de tus ascendientes.
Pero el Ave Fénix no es sólo el ave de Arabia; aletea también a los resplandores de la aurora boreal sobre las heladas llanuras de Laponia, y salta entre las flores amarillas durante el breve verano de Groenlandia.
Los edificios de la urbe laberintosa se han envanecido de luces y reflectores; resplandores hipócritas de campanitas santaclosianas.
Los sátiros y ninfas de las antiguas fontanas parecen estremecer sus bronces con palpitaciones de carne viva en esta luz misteriosa; ríe el mármol de la Venus y los amorcillos al deslizarse por su pálida superficie los estremecimientos de la brisa, acompañados de un cabrilleo de resplandores y movibles sombras; refléjanse invertidas en la dormida agua de los grandes tazones las desnudeces mitológicas, las canastillas de flores de piedra, como adornos de mesa, de blanco biscuit, montados sobre bases de veneciano espejo.
eunidos en el patio de la casa, que inundaba la luna con sus argentados resplandores y una frondosísima dama de noche llenaba de cálidos perfumes, charlaban animadamente varios de los más caracterizados prohombres del barrio, entre los cuales oficiaba de pontífice máximo el señor Curro el Cotufas -decano de la gente de ácana del distrito-, un casi ochentón de tez rugosa y pelo blanquísimo, el cual en los momentos en que lo sacamos a escena decía a los que lo rodeaban: -Lo que yo sus digo, caballeros, es que lo que ha hecho el Tobi con su chanelo con Joseíto el Carambuco está pidiendo a voces que lo manden no a Ceuta ni a Melilla, ni al Peñón, sino a ca del veterinario a que le ponga dos pares de calzapollos.
De esas noches azules, deliciosas Que solo ideas de placer producen, Y que solo para almas venturosas, Para escenas de amor voluptuosas Con fugitivos resplandores lucen.
La oscuridad proseguía reinando y cada vez más se intensificaba la negrura del ambiente; sólo lograban ver los ojos malintencionados de los animales torturadores y escuchar su remolino de escándalo cruel. En la lontananza me di cuenta que emergía una fastuosa luz rodeada de fulgurantes resplandores dirigiéndose hacia mí.
Nuncí los resplandores del sol pasaron inadvertidos, y sol esplendoroso en nuestro mundo americano habría sido la mu- jer que tan alto descollara en las letras.
Siguiendo su ejemplo, del seno mismo de las ciencias y de las artes, fuentes de miles desórdenes, ese gran monarca, cuya gloria no hará sino adquirir de edad en edad nuevos resplandores, ha establecido esas célebres sociedades cargadas, a la vez que con el peligroso bagaje de los conocimientos humanos, con el del sagrado de las costumbres, por la atención que dedican a mantener en ellas toda la pureza y de exigirla en todos los miembros que reciben.
Y aquel concierto invisible y aquel olor de las flores, y aquellos mil resplandores la embriagaban de placer; mas todo pasaba en ella tranquila y naturalmente cambiándola interiormente, regenerando su ser.
En ese momento comenzaron revolotear muchas magníficas mariposas que parecían un haz de todos los colores en decenas de perfectas combinaciones y variedades. Se les veía emanar resplandores inverosímiles.