resignación


También se encuentra en: Sinónimos.

resignación

1. s. f. Acción y resultado de resignar o resignarse.
2. Conformidad, tolerancia y paciencia ante obstáculos y adversidades la vida es dura y debemos tener resignación. aquiescencia
3. Entrega voluntaria que una persona hace, poniéndose en las manos y la voluntad de otra. acatamiento, conformidad, sumisión

resignación

 
f. Entrega voluntaria que uno hace de sí poniéndose en las manos de otro.
Conformidad (tolerancia).

resignación

(resigna'θjon)
sustantivo femenino
conformidad, tolerancia y paciencia ante obstáculos y adversidades Soporta la enfermedad con resignación.
Sinónimos
Traducciones

resignación

resignation, acquiescence, rezignation

resignación

abandon

resignación

rassegnazione

resignación

Rücktritt

resignación

отставка

resignación

ontslag

resignación

demissão

resignación

استقالة

resignación

rezygnacja

resignación

παραίτηση

resignación

оставка

resignación

辞职

resignación

辭職

resignación

התפטרות

resignación

辞任

resignación

SFresignation
Ejemplos ?
debe estar firmemente creído de su fidelidad y resignación á la Defensa de nuestro amado Monarca y bien de la Patria.- Dios guarde a V.E.
sabel Jaramillo Phillips de Riesco Hace un mes el Señor llamó a su presencia a nuestra madre, tras una enfermedad que vivió con resignación.
Había algo de estólida resignación en todos ellos, como si anduvieran en otro mundo entre hileras de anónimos guardianes hacia un lugar familiar y seguro.
Siempre ha de existir un final. Nadie escapa a esta ley. Los que quedamos, tomémoslo con resignación. No llore ni se acongoje. Confómese.
El hombre debía fiar de todos modos más que en su poder de convicción en su histrionismo probado en la fuerza fría del “fait accomplit” para hacerlo recibir de todos con la resignación de un mal irreparable.
Que tantos sufrimientos y privaciones anteriores consagrados con resignación a la independencia de nuestra República por salvarnos a la vez del abismo de la guerra civil, son también fuertes comprobantes de la indudable voluntad general de los pueblos de la República por su absoluta emancipación é independencia de todo dominio y poder extraño.
Ahora, si entre el deseo y la acción, sólo hay resignación, pragmatismo y cinismo hay una simulación de civilización, parece como que somos correctos, pero en realidad somos robots, en vez de ser animales.
Yo no estoy hablando resignación, hay una esperanza profunda en la natalidad, pero no en la natalidad banal de quién pare sólo un hijo, hay una esperanza profunda en la natalidad de adentro, en nuestra posibilidad de pensamiento y acción; en cubrir, entre el espacio del deseo y la acción, el espacio de la moralidad, de la idealidad, de la utopía y después poner la voluntad en la acción para dirigirla a eso, claro que vamos a cambiar.
La resignación llora en la triste sombra del gineceo; el fanatismo destroza inútilmente sus rodillas ante la pena de los mitos insensibles, pero la mujer fuerte, la compañera solidaria del hombre, se rebela; no adormece a sus hijos con místicas salmodias, no cuelga al pecho de su esposo ridículos amuletos, no detiene en la red de sus caricias al prometido de sus amores; viril, resuelta, espléndida y hermosa, arrulla a sus pequeños con cantos de marsellesa, prende en el corazón de su esposo el talismán del deber y al amante le impulsa al combate, le enseña con el ejemplo a ser digno, a ser grande, a ser héroe.
-Por argo hice yo que me prometiera Dolores pagarme daños y perjuicios -exclamaba momentos después la Lechuguina contemplando con filosófica resignación el cántaro hecho pedazos, mientras, corrido y maldiciente, alejábase don Paco coreado por la mal disimulada rechifla de los vecinos, que en el arroyo de la calle comentaban en pintorescas agrupaciones, de modo chispeante y graciosísimo, la corrida en pelo que acababa de sufrir uno de los más caracterizados injertos de chulo y de marqués de los barrios de Andalucía.
Estéril pasado y sombrío porvenir… Sin embargo, después de todo, ¿Por qué recibir con musulmana resignación el duro destino de vencidos?
La multitud, el nerviosismo, los rayos del sol, que penetraban por el patio central del edificio, desesperaban hasta al más calmado y por doquiera se miraban rostros afligidos, demacrados y míseros; o llenos de odio, amargura; o de impaciencia o de resignación.