represión

represión

1. s. f. Acción y resultado de reprimir.
2. POLÍTICA Acciones o conjunto de medidas, por lo general tomadas desde el poder, destinadas a contener o castigar con violencia actuaciones políticas o sociales. coacción, prohibición
3. SICOLOGÍA Acción de impedir el paso a la superficie de la conciencia de un acto o tendencia síquica. contención

represión

 
f. Acción y efecto de represar o represarse.
Acción y efecto de reprimir o reprimirse.
psicol. Término usado por S. Freud para designar el proceso por el que ciertos pensamientos que serían insoportables al yo consciente son relegados al ello inconsciente.

represión

(repɾe'sjon)
sustantivo femenino
1. libertad conjunto de acciones, por lo general tomadas desde el poder, destinadas a contener o castigar con violencia actuaciones políticas o sociales Bajo una dictadura, los ciudadanos deben soportar una fuerte represión.
2. freno de impulsos o sentimientos poco convenientes De manera increíble manejó la situación con la represión voluntaria de sus emociones.
Traducciones

represión

Repression

represión

répression

represión

repressie

represión

repressão

represión

القمع

represión

represji

represión

represe

represión

undertrykkelse

represión

הדחקה

represión

억압

represión

förtryck

represión

SF
1. [de deseos, impulsos] → repression
2. (Pol) [de rebelión] → suppression
la brutal represión de la rebelión por las tropas del gobiernothe brutal suppression of the rebellion by government troops
la represión es una realidad en Chinarepression is a fact of life in China

represión

f (psych) repression
Ejemplos ?
La represión, desalojo, encarcelamiento, torturas y asesinatos como respuesta del gobierno a las justas demandas de nuestros pueblos.
Gbagbo, obstrucción del proceso de paz y reconciliación, rechazo de los resultados de la elección presidencial, participación en actos violentos de represión de movimientos populares.
Y los combates no serán meras luchas callejeras de piedras contra gases lacrimógenos, ni de huelgas generales pacíficas; ni será la lucha de un pueblo enfurecido que destruya en dos o tres días el andamiaje represivo de las oligarquías gobernantes; será una lucha larga, cruenta, donde su frente estará en los refugios guerrilleros, en las ciudades, en las casas de los combatientes —donde la represión irá buscando víctimas fáciles entre sus familiares— en la población campesina masacrada, en las aldeas o ciudades destruidas por el bombardeo enemigo.
Adopta diversas formas: conflictos armados dentro de los Estados o entre ellos; actos de violencia perpetrados por los Estados (por ejemplo, genocidio, represión y otras violaciones de los derechos humanos); terrorismo; y crimen organizado.
El señor Maura (y dejemos las páginas oscuras de 1909) es el que ha afirmado siempre que España es una cuestión de orden público, que el gran problema de España es el Ministerio de la Gobernación, precisamente en lo que tiene de Ministerio de represión.
La afirmación que hoy se hace de la política de 1909 consiste curiosamente en una operación de hacer entrar en lo que era muy poco muchas cosas que allí no estaban; la política de 1909 nos suena a los españoles normales, corrientes, vulgares, simplemente a un movimiento guerrero en África, a una revolución, ¿qué digo revolución?, a un conato de motín en Barcelona y a una represión.
Insta a los Estados que aún no lo hayan hecho a que consideren la posibilidad de firmar y ratificar los siguientes instrumentos, o de adherirse a ellos: a) Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, de 1948; b) Convenio (Nº 97) sobre los trabajadores migrantes (revisado), 1949, de la OIT; c) Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena...
Los recientes desalojos de predios ocupados en el estado han hecho alarde en el uso de la fuerza, y han sido golpeados, detenidos y torturados campesinos, mujeres y niños, cuyo único delito es no tener tierra para cultivar. El gobierno ha escogido favorecer la represión en beneficio de los poderosos, y no el diálogo en provecho de los desposeídos.
Al ejército federal: El conflicto presente desenmascara, una vez más, la naturaleza del ejército federal y lo presenta en su verdadera esencia: la represión indiscriminada, la violación a todos los derechos humanos y la falta total de ética y honor militar.
Usted pide la unidad y señala que "ha llegado el momento de sumar nuestras voluntades, sin sacrificar nuestras diferencias", pero usted sólo busca el aval y la legitimidad que no le dieron los votos populares. Su oferta de "diálogo permanente" ya manifestó sus formas en la represión que inauguró diciembre.
Mi delegación observa con pesar que los párrafos de la Declaración y Programa de Acción relativos al Oriente Medio no reflejan la situación actual en los territorios árabes ocupados, las prácticas racistas a que está siendo sometido el pueblo palestino y la represión y discriminación racial de que es objeto.
Sus instintos cristianos son algo turbios y cambiar fiestas santas suele en orgía por las plazas y calles de los suburbios, con instrumentos bárbaros sin armonía, con músicos sin ritmos y sin compases; cantes de ideas cínicas y absurdas frases y estrépitos salvajes de algarabía. ¿A quiénes toca su represión?