Ejemplos ?
Los únicos repartos de tierra que se han hecho en este país, son los repartos de tierra que hicieron los esbirros cada vez que asesinaban a uno por ahí y lo enterraban.
Fíjense, el que quiere hacerse una casita individual tiene que irse para los repartos bastante lejos, porque no me digan que tiene escasos fondos el que quiere hacer un edificio de 20 pisos, a ese no se le puede llamar un modesto constructor.
Ya estaban en el lado de allá haciéndola igual que esta, ya habían adquirido terrenos antes de hacer las vías, ya tenían las playas tomadas, ya estaban haciendo repartos.
Vamos a llevar los beneficios incluso hasta esos repartos, las ventajas que sean necesarias, pero a cambio de que se establezca también el principio justo de que los demás tienen derecho.
Como el edificio en que las sesiones se celebraban, o sea la casa consistorial, estaba a dos pasos de la iglesia, a medida que ésta se desocupaba iba llenándose la otra, deseosos los vecinos de saber de qué se trataba, pues ni había carreteras que componer, ni arbitrios que rematar, ni repartos que hacer sobre el territorial, ni sorteo de mozos para el ejército, ni siquiera ajustes de puertos y pastores.
Crecieron de día en día los clamores de mis camaradas, y queriendo o no, hube de recurrir a los repartos de tierras y hombres que calificáis de inicuos.
Al igual que lo hicieron los dirigentes del MNR, que gobernaban en 1952, para incitar contra sus opositores a las milicias campesinas que armaron con fusiles, pero, a las cuales sumergieron en el hambre dentro de sus pequeñas sayañas; debido a la estafa política y económica, que representaron los repartos de tierras sin rentabilidad, a la que los movimientistas llamaron “reforma agraria”.
Secretario de Estado bajo la Restauración, el marqués, que trataba de volver a la vida política, preparaba desde hacía mucho tiempo su candidatura a la Cámara de Diputados. En invierno hacía muchos repartos de leña, y en el Consejo General reclamaba siempre con interés carreteras para su distrito.
Seguir por esa ruta sería traicionar la memoria de nuestros antepasados revolucionarios, defraudar a los campesinos ya beneficiados por el reparto y burlar a los que esperan nueva tierra, hombres y mujeres de carne y hueso, de ideas y sueños. Con toda razón se indignarían ante repartos de pura estadística, en el papel.
De su análisis concluimos que se eliminarían derechos ya adquiridos por los empleados bancarios, mismos que ya han gozado. Al fin, hasta ahora, los trabajadores bancarios han tenido derecho a percibir utilidades en los repartos correspondientes.
Forman parte importante de la sociedad rural. Los primeros repartos se hicieron en condiciones excepcionales y precarias. Entre 1917 y 1934 fueron dotados casi un millón de campesinos con una superficie media de 11.6 hectáreas cada uno: de ellas sólo 1.7 hectáreas eran de cultivo.
Artículo 232.- Los repartos concursales se continuarán haciendo mientras existan en el activo bienes susceptibles de realización.