reniego


También se encuentra en: Sinónimos.

reniego

1. s. m. Blasfemia, palabra o expresión injuriosa contra las cosas sagradas.
2. Maldición o dicho injurioso contra una persona. injuria

reniego

 
m. Blasfemia.
fig. y fam.Execración, dicho injurioso y atroz.
Sinónimos

reniego

sustantivo masculino
Traducciones

reniego

SM
1. (= juramento) → curse, oath (Rel) → blasphemy
2. (= queja) → grumble, complaint
Ejemplos ?
¡Enseguiíta! Antes me paso ar moro y reniego de mi ley. -Ahora mismito pules er jaco, y yo pulo mis arracás y mi mantón e Manila y las entrañas, ¿tú te enteras?, y las entrañas.
-¿Y John? -interrogué casi al momento. Un reniego y un suspiro fueron la respuesta. Castañeteó los dedos, y entendí. Hice con el pulgar y el índice ese ademán que siempre significa «cuestión de dinero»; mi amigo negó con el índice también, y pronunció a borbotones, en frases truncadas, desahogándose en un arrebato de absoluta franqueza: -Verás...: lo inaudito en servir; un servicio mágico.
TACÓN ¡Ay tan gran maldad! CELESTINA Ponedle en la cárcel luego. TACÓN ¡Jesús, qué embuste! Reniego de mí mismo. Si es verdad, 110 En C.: finguió.
Lo de siempre: «cedacito nuevo, tres días en estaca». Nada más voltario que la popularidad. Reniego de ella. Los tres hermanos pasaron varios días sin que se les viera la estampa en la calle.
Y si mi carne y mi sangre se revelan contra mí (y miró a mistress Creakle al decir esto), ya no son mi carne ni mi sangre y reniego de ellos.
No es mucho que haga de ella ahora reniego, que no sido el volar batirse en plaza; y, así, sin reposar de armas fornido tres mil millas sin pausa ha recorrido.
Vestíase la bruja de hombre, y acompañada del solicitante, encaminábase al monte, donde entre otros conjuros para evocar al Maligno (¡Jesús tres veces!) empleaba el siguiente: :::«Patatín, patatín, patatín, :::calabruz, calabruz, calabruz, :::no hay mal que no tenga fin, :::si reniego de la cruz».
He tenido en el mundo ilusiones, amores, ideales, grandes entusiasmos, hasta grandes ambiciones; todo lo he ido perdiendo; ya no creo en las mujeres, en los héroes, en los credos, en los sistemas; pero de lo único que no reniego es del trabajo; es la historia de mi corazón, el espejo de mi existencia; en el caos universal yo no me reconocería a mí propio si no me reconociera en la estela de mis esfuerzos; me reconozco en el sudor de mi frente y en el cansancio de mi alma; soy un jornalero del espíritu, a quien en vez de disminuirle las horas de fatiga, los nervios le van disminuyendo las horas de sueño.
Reniego de tales inocentones y la peor recomendación que para mí puede hacerse de un muchacho, es la que algunos padres, muy padrazos, creen hacer en favor de su hijo, cuando dicen: ¡fulanito es un niño muy inocentón!
Reniego del largo estudio y las lecturas prolijas a la luz de la nocturna vigilante lamparilla, que acortaron tan temprano el alcance de mi vista y que a llevar antiparras parece que ya me obligan: mas yo, por punto, no quiero ni lente usar todavía, al revés de tantos otros que, aunque más que un lince miran, llevan el lente tan sólo por adorno y monería, y el buen tono y la elegancia hasta en los defectos cifran: defecto y de los mayores que a la humanidad fastidian.
Quien tiene bien comenzado, tiene mucho acabado. Rábanos y queso, tienen la corte en peso. Reniego de la viña que vuelve hacerse majuelo.
Reniego de la uva que en agraz madura. Reniego de cuentas con parientes y deudos ausentes. Reprender a viejos y espulgar vellón, dos necedades son.