reminiscencia

(redireccionado de reminiscencias)
También se encuentra en: Sinónimos.

reminiscencia

(Del bajo lat. reminiscentia.)
1. s. f. Acción de recordar o traer de forma voluntaria a la memoria cosas olvidadas la película se centra en la reminiscencia de la juventud del protagonista. remembranza
2. Recuerdo impreciso de una cosa de mi infancia sólo guardo reminiscencias. evocación
3. Característica de una composición u obra artística que recuerda o hace pensar en obras anteriores es una novela con reminiscencias medievales; el edificio tiene reminiscencias árabes.
4. FILOSOFÍA, SICOLOGÍA Facultad del alma que consiste en traer a la memoria aquellas imágenes que no tenemos presentes.

reminiscencia

 
f. Acción de representarse u ofrecerse a la memoria el recuerdo de una cosa casi olvidada.
Facultad del alma con que traemos a la memoria recuerdos que no tenemos presentes.
Lo que sobrevive de una cosa y sirve para recordarla.
Aquello que en una obra recuerda algo de otras obras.
filos. En Platón, recuerdo de las ideas contempladas en una vida anterior. La reminiscencia explica la aprehensión actual de las ideas a través de las sombras de los sentidos y constituye la única fuente de conocimiento verdadero.
Sinónimos

reminiscencia

sustantivo femenino

reminiscencia:

recuerdo
Traducciones

reminiscencia

reminiscence

reminiscencia

reminiscenza

reminiscencia

reminiscence

reminiscencia

REminiscence

reminiscencia

SFreminiscence

reminiscencia

f. reminiscence.
1. something remembered; a memory;
2. a vague or imprecise memory;
3. act to bring back images of past memories.
Ejemplos ?
En la silva, principalmente, hallo felices reminiscencias de esos ilustres ingenios que tanto esplendor dieron á las letras castellanas.
No olvidemos la etimología de la palabra gramática: Lo relativo a la letra, a lo escrito y su comentario, ni sus reminiscencias mágicas: Todas las escrituras son divinas.
A mí no me han hecho confidencia ninguna los que sobreviven, pero he recogido reminiscencias, he oído una historia contada en el cortijo por el aperador, y no tengo fuerzas para condenar...
En un país como Alemania, donde hay tantas reminiscencias medievales que barrer y tanta local y provincial obstinación que quebrantar, por ninguna circunstancia puede permitirse que ciudades y provincias opongan obstáculos a la actividad revolucionaria que necesita emanar del centro.
Se precipitaba sobre él, se acurrucaba contra él, removía delicadamente aquel fuego próximo a extinguirse, iba buscando en torno a ella to que podía avivarlo más; y las reminiscencias más lejanas como las más inmediatas ocasiones, lo que ella experimentaba con lo que se imaginaba, sus deseos de voluptuosidad que se dispersaban, sus proyectos de felicidad que estallaban al viento como ramas secas, su virtud estéril, sus esperanzas muertas, ella lo recogía todo y lo utilizaba todo para aumentar su tristeza.
Aquí deberíamos dar por terminada nuestra crónica; pero no lo haremos sin consagrar un rápido y final capítulo al tan famoso nacimiento de Barbones, pintándolo tal como tuvimos la suerte de conocerlo en la niñez y ateniéndonos a nuestras reminiscencias de muchacho.
Si no obra como yo entiendo que debe obrar, porque no entiende como yo, esto significa que tiene en más las reminiscencias de sus errores pasados que la extensión, sublime por lo ilimitada y por lo pura, de las nuevas ideas;–que turban aún su espíritu orgullo irracional por glorias harto dolorosas, deseo de retener cosas que no debió poseer jamás, porque nunca las supo poseer.
Arial, cuando nadie le veía, de noche, a obscuras, se sentaba delante del Erard de su hijo, y cerrando los ojos, para que las tinieblas fuesen absolutas, por instinto, como él decía, tocaba a su manera melodías sencillas, mitad reminiscencias de óperas y de sonatas, mitad invención suya.
Por quítame allá esta paja se tiraban los cacharros a la cabeza, a riesgo de descalabrarse, y no quedaba silla con hueso sano. A bien librar salía siempre el bonachón del marido llevando en el rostro reminiscencias de las uñas de su conjunta persona.
Aquí, no osbtante, hallamos más que involuntarias reminiscencias; dígalo en primer lugar la maravillosa Giralda; mucho más antigua que la catedral, cuya solemne sonora voz esparce por los aires y a la cual no tiene el Oriente más recóndito nada que se le pueda preferir.
Pero como la Alameda Vieja, con todos sus encantos, con todas sus reminiscencias, está en Sevilla, ésta es la primera vez que se ve en letra de molde y en estampa.
Pero ellos estaban demasiado habituados a esta vida de intimidad inalterable, para resignarse a romperla y si el hogar del uno estaba vedado al otro, la ciudad les ofrecía su larga alameda, sombrosa y perfumada, donde los dos amigos pasaban largas horas entregados a las encantadas reminiscencias del pasado.