Ejemplos ?
El 24 a la noche Como es costumbre empezaron. Yo vi unas grandes columnas En coronas rematando Y ramos llenos de flores Puestos a modo de lazos.
Mira, mira aquel maldito cortesano, acompañante perdurable de los dichosos, cuál andaba allí fuera a la vista de aquel ministro, mirando las zalemas de los otros para excederlas, rematando las reverencias en desaparecimientos; tan bajas las hacía por pujar a otros la ceremonia, que tocaban en de buces.
Ni faltan arriates todo alrededor, en que las flores también abundan; y para más primor y amparo de las flores, hay encañados vistosos, donde forman las cañas mil dibujos y laberintos, rematando en triángulos y en otras figuras matemáticas.
Y empiezan a sonar disparos aislados. Me doy cuenta que están rematando, incluso alguien dice: “Este todavía vive”, e inmediatamente se escucha un tiro.
Y, sin embargo, las pagan solo a real. Noventa y nueve llevo acabadas; y esta que estoy rematando es la última. Mañana recibiré doce pesos y medio.
Una especie de informe capucha, de la misma tela de la colcha cubría su cabeza, rematando el frunce en un ajado lazo de gro rojo.
8º.–Las municipalidades, dentro de seis meses á más tardar, remitirán á la gobernación respectiva, una constancia de los terrenos que no hayan repartido, en la que se expresarán clara y circunstanciadamente la calidad, posición y área del terreno; y los gobernadores, al recibir esta constancia, mandarán vender en pública almoneda dichos terrenos, remitiendo al periódico oficial, para su publicación, el correspondiente aviso; y á las doce del día décimo quinto posterior al de la publicación del aviso, se efectuará la subasta, rematando los terrenos en el mejor postor.
¡Era truhán el tal Mario! Parecía un poste de telégrafo rematando en una cabeza pequeña, cubierta de un fabuloso bosque de cabellos crespos.
Llévale a su bordo un enorme Tritón, que va aterrando con los sonidos de su bocina los cerúleos mares; su cuerpo, en actitud de nadar, representa hasta la cintura el velloso busto de un hombre, rematando el resto en figura de priste: bajo su monstruoso pecho murmuran las espumantes olas.
Coronando el sol y rematando la custodia, la cabeza de un ángel con las alas extendidas hacia arriba, que surge de unos roleos, sustenta una cruz cuyos brazos terminan en forma trebolada llevando engastada es su centro una piedra incolora.
La planta rectangular acoge el presbiterio, más elevado que el resto de la nave, y la nave única con doble coro en sus pies, precedida de un pequeño atrio de arco árabe, sobre el cual se asienta la espadaña de las campanas, con doble ventana ajimezada en forma de herradura apuntada, rematando en la cruz de hierro de forja.
Durante esta gira Mustaine recae en los viejos problemas de adicción a las drogas, rematando la multitudinaria gira en el hospital.