refrigerio


También se encuentra en: Sinónimos.

refrigerio

1. s. m. Comida ligera que se toma entre las principales tomaremos un refrigerio a media mañana. piscolabis, tentempié
2. Sensación de frescor que produce placer. alivio
3. Sensación de alivio o consuelo ante un apuro o dificultad. descanso

refrigerio

 
m. Beneficio o alivio que se siente con lo fresco.
fig.Alivio en cualquier apuro, incomodidad o pena.
fig.Corto alimento que se toma para reparar las fuerzas.

refrigerio

(refɾi'xeɾjo)
sustantivo masculino
alimento que se come entre las comidas principales Podríamos hacer ahora un refrigerio para matar el hambre.
Sinónimos

refrigerio

sustantivo masculino
Traducciones

refrigerio

občerstvení

refrigerio

forfriskninger

refrigerio

Erfrischungen

refrigerio

virvokkeet

refrigerio

osvježenje

refrigerio

軽食

refrigerio

다과

refrigerio

verfrissingen

refrigerio

forfriskelser

refrigerio

zakąski

refrigerio

refrescos

refrigerio

закуски

refrigerio

förfriskningar

refrigerio

เครื่องดื่มหรืออาหารที่ทำให้สดชื่น

refrigerio

đồ ăn nhẹ

refrigerio

点心, 小吃

refrigerio

小吃

refrigerio

חטיף

refrigerio

SM
1. (= piscolabis) → snack; (= bebida) → cooling drink
2. (= alivio) → relief

refrigerio

m snack
Ejemplos ?
Si yo jamás hubiera salido de mi villa, con una santa esposa tendría refrigerio de conocer el mundo por un solo hemisferio. Tendría, entre corceles y aperos de labranza a Ella, como octava bienaventuranza.
Ya le tenemos en el León de Oro, y ya está tomando un refrigerio el antiguo Jorge en cuestión, que ya se acordará el lector, aunque se han pasado quince años, que íbamos hablando de él; ya llega el señor pasajero y viene tan oportunamente como el señor Rodolfo en la segunda jornada: no dice a qué, pero ya se supone luego que le trajo el autor para matarle, ¡pobre hombre!, cuando menos se lo pensaba, ¡y a manos de todo un jugador!
Para nosotros las inclemencias del cielo son oreos, refrigerio las nieves, baños la lluvia, músicas los truenos y hachas los relámpagos.
Isaías ¿qué hora es? Son las 9:30 p.m., si hay algún refrigerio para los invitados pudieran repartirlo, claro y por qué no. Es que yo quería hacer una reunión más informal, pero bueno sin tanto protocolo.
Ambas aceras estaban ocupadas por los jóvenes elegantes, que a la vez que con el airecito del río, hallaban refrigerio al calor canicular, deleitaban los ojos clavándolos en las limeñas que salían a aspirar la fresca brisa, embalsamando la atmósfera con el suave perfume de los jazmines que poblaban sus cabelleras.
El doctor Livesey había llegado al atardecer para visitar a mi padre, y, después de tomar un refrigerio que le ofreció mi padre, pasó a la sala a fumar una pipa mientras aguardaba a que trajesen su caballo desde el caserío, pues en la vieja «Benbow» no teníamos establo.
"Viendo que esta casa está construída en el emplazamiento de la suya propia, espero que le resultará sencillo sentirse como en casa." Tras el refrigerio, el Dr.
Con este embeleco pretendió Nise disponer en el pecho de don Lope unos principios de odio y, con fingidos chismes, el desprecio de Mitilene, e introducido de su intento y designio, sustituirse firme en quererle; pero él, confuso con lo que vio y sospechoso con lo que oyó, se fue luego y consigo propuso de vencer todos los inconvenientes que se le ofreciesen y verse con Mitilene, por no morir sin el consuelo de poder decirle su dolor, que suele un triste divertirse con el mismo tormento de que muere y un hidrópico recibir breve consuelo y refrigerio con el beber que le consume; y por este respeto quiso entender y discernir qué delitos en él hubiese dignos del excesivo rigor de no quererle y elegir nuevo esposo.
El cuerpo e la alma yaçrán en refrigerio, esso clama doblado gozo el evangelio; otrosí los dampnados avrán doble lazerio, devié movernos mucho sólo esti proverbio.
-No niego yo la importancia del abrigo -replicó-, pero el espíritu también necesita su refrigerio; tú no sabes, Petra, y eso explica tu incalificable tenacidad, que así como hay ciencias que se llaman físico-matemáticas, otras existen con el nombre de político-morales.
Y así me metí en el galeón dicho San Cristóbal, que hacía agua por tres o cuatro partes, con doscientos hombres, y sin otro refrigerio sino maíz y hasta cincuenta ovejas en sal y sin una botija de vino ni otro refresco, y en una navegación muy trabajosa; porque como no alcanzan allí los nortes y hay sures muy recios, hase de navegar a fuerza de brazos y a la bolina, ganando cada día tres o cuatro leguas, y otros perdiendo doblado, y a las veces más; y eran doscientas e cincuenta las que teníamos por delante, que tanto cuanto es apacible la navegación de acá al Perú, es de trabajosa a la vuelta.
23 Y cuando el espíritu malo de parte de Dios era sobre Saúl, David tomaba el arpa, y tañía con su mano; y Saúl tenía refrigerio, y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.