Ejemplos ?
Desde la gigantesca, rectangular y desafiante ventana modemoide de un elevado e imponente edificio, alguien oculto entre las nacientes sombras, contemplaba el horizonte.
Artículo 64°- La bandera de la nación es un lienzo tricolor rectangular con bandas horizontales de color negro, rojo y verde de igual ancho.
De forma rectangular, muy baja y angosta, medía apenas un metro de alto, y en sus negras paredes, heridas por los rayos mortecinos de las lámparas, las agudas aristas del carbón tomaban tintes azulados y brillantes.
Frente a la gran puerta de entrada que, a manera de trapecio, tenía el dintel más estrecho que el umbral y de la cual pendía un tapiz de lana de vicuña con figuras de colores, se alzaba el trono de oro macizo, banquillo trabajado y repujado con primor, a manera de dragón, incrustado de piedras preciosas y puesto encima de una gradería elevada y de un estrado rectangular.
La bandera de la Región de Murcia es rectangular y contiene cuatro castillos almenados en oro, en el ángulo superior izquierdo, distribuidos de dos en dos, y siete coronas reales en el ángulo inferior derecho, dispuestas en cuatro filas, con uno, tres, dos y un elementos, respectivamente; todo ello sobre fondo rojo carmesí o cartagena.
Artículo 362 —Los pendones serán de dos clases: de Servicio y de Parada. Tendrán forma rectangular, de un tercio más de longitud que de anchura y se usarán en los clarines, trompetas y cornetas.
-3 ½- Un apretado círculo elíptico de antorchas enviaba sus temblorosos haces danzando mórbidamente sobre la lisa superficie de un haltar rectangular y bordeado.
Esta escultura, a diferencia de todas las demás que desenterramos en este montículo, y en todo el lugar —por cierto— no representa ninguna figura humana; es una pilastra rectangular con diseños calados en el frente.
Sobre la corona emerge un crestón rectangular que, no obstante, apenas si pudo servir de espigón, puesto que es sumamente delgado si se lo compara con aquellos de los ídolos encontrados alrededor del Montículo No I.
Varón, sentado y con los brazos cruzados sobre las rodillas. El pedestal, rectangular, lo encontramos derecho. El ídolo mismo yacía roto en seis pedazos con la cara completamente triturada.
Entonces decimos que cualquiera que sea el tipo de imagen que estas manchas creen, puedo siempre aproximarme tan cerca como desee a su descripción cubriendo la superficie con una malla rectangular lo suficientemente fina, y diciendo entonces de cada rectángulo si es blanco o negro.
Posiblemente el uso de una malla triangular habría hecho la descripción más sencilla: es decir, podría ser que pudiéramos describir la superficie con mayor precisión con una malla triangular gruesa que con una malla rectangular fina (o al revés), etc.