recristalización

recristalización

1. s. f. QUÍMICA Nueva cristalización de una sustancia cuyos cristales habían sido disueltos.
2. GEOLOGÍA Transformación de las rocas que se produce cuando determinados minerales que la constituyen son destruidos y reemplazados por otros.
3. METALURGIA Nueva cristalización que tiene lugar en un metal o en una aleación en estado sólido, durante el proceso de recocido.

recristalización

 
f. crist. y metal. Formación de nuevos cristales metálicos libres de tensiones, eliminando así el metal perturbado por la deformación en frío.
quím. Operación que se realiza para purificar sustancias sólidas y que consiste en disolver en repetidas etapas sus cristales, favoreciendo con ello la formación de otros nuevos.
Ejemplos ?
Reacciona con bases acuosas con eliminación del grupo metilnitramin. Por lo tanto, las trazas restantes de ácido en el producto bruto sólo se puede quitar mediante una cuidadosa recristalización.
También el plomo tiene un efecto de lubricante por su bajo punto de fusión, lo que permite disminuir el desgaste de la herramienta de corte. El latón admite pocos tratamientos térmicos y sólo se realizan recocidos de recristalización y homogeneización.
Es la degradación física (pérdida o ganancia de material, aparición de grietas, deformación plástica, cambios estructurales como transformación de fase o recristalización, fenómenos de corrosión, etc.) debido al movimiento entre la superficie de un material sólido y uno o varios elementos de contacto.
Brecha tectónica es la formada cuando al deslizarse los dos labios de una falla la presión engendrada por la fuerte fricción ha triturado la roca, cuyos fragmentos mayores han quedado después aglomerados por recristalización del polvo formado por los menores.
Puede ser usado en el proceso de recristalización para purificar una sustancia química: se disuelve hasta el punto de saturación en disolvente caliente, luego, a la par con el enfriamiento del disolvente, la solubilidad disminuye, y el exceso de soluto precipita.
El átomo de cloro enlazado a cada átomo de carbono le confiere características amorfas principalmente e impiden su recristalización, la alta cohesión entre moléculas y cadenas poliméricas del PVC se deben principalmente a los momentos dipolares fuertes originados por los átomos de cloro, los cuales a su vez dan cierto impedimento estérico es decir que repelen moléculas con igual carga, creando repulsiones electrostáticas que reducen la flexibilidad de las cadenas poliméricas, esta dificultad en la conformación estructural hace necesario la incorporación de aditivos para ser obtenido un producto final deseado.
Brechas de impacto: Brechas polimícticas en las que se puede observar rasgos de metamorfismo de choque, fundidos de impacto y procesos de recristalización, todos ellos típicos de los cráteres de impacto.
Sin embargo, en 2005 el análisis de su policromía realizado por el equipo de María Pilar Luxán del CSIC en España ha evidenciado la antigüedad del pigmento y la estructura de las capas de imprimación y pigmentación, así como el proceso de su pérdida por disolución y recristalización del mortero de yeso que se preparó para recibir el color.
Sin embargo, su trabajo fue ignorado por muchos ingenieros que persistieron en creer que la tensión podía causar “recristalización” del metal, un mito que ha sobrevivido aún hasta tiempos recientes.
La teoría de la recristalización era errónea, pero impidió investigaciones útiles hasta que los trabajos de William Fairbairn demostraron, unos años después, el efecto debilitador de la flexión repetida de largas vigas.
Es el corazón de la soldadura, donde se produce la recristalización del material Dicha soldadura se puede utilizar para unir infinidad de materiales entre los que destacan las aleaciones de aluminio de las series 2000(Al-Cu), 5000(Al-Mg), 7000(Al-Zn), 8000(Al-Li) en los cuales se podrá llegar a realizar la soldadura de una pasada para espesores inferiores a 50 milímetros, o aluminios de la serie 6000(Al-Mg-Si) en los que se podrá hacer la unión de las placas con un espesor de hasta 75 milímetros.
A las temperaturas de reacción típicas la sinterización es mínima, si bien la recristalización es suficiente como para permitir que haya corriente eléctrica por efecto túnel entre granos (un fenómeno conocido como efecto Josephson).