Ejemplos ?
Felice tú que adoras a quien ama, que sientes los latidos de quien late, que recoges sus lloros en tus labios, y suspiras tal vez por leves males.
Cuando te recoges en tu casa es el tiempo que podrás temer la tristeza; porque el que estuvieres mirando a César, no tendrá ella entrada en ti, pues él te poseerá todo; pero en apartándote de su vista, entonces, gozando de la ocasión, pondrá el dolor asechanzas a tu soledad, y poco a poco se entrará en tu ánimo, hallándote desocupado.
-Pero como insistiese en sus súplicas, la dijo por último: -Se ha caído un plato de lentejas en la ceniza, si las recoges antes de dos horas, vendrás con nosotras: -La joven salió al jardín por la puerta trasera y dijo: -Tiernas palomas, amables tórtolas, pájaros del cielo, venid todos y ayudadme a recoger.
Hombre de genio fue Mecenas, que habría podido dar a Roma un gran modelo de elocuencia, a no haber sido elevado por la felicidad, al no haberlo castrado. Este resultado es el que te espera, si no recoges en seguida la vela, si no buscas la ribera, esto que él hizo demasiado tarde.