rechoncho


También se encuentra en: Sinónimos.

rechoncho, a

adj. Se aplica a la persona o al animal que es gordo y bajo el niño se cría rechoncho. regordete

rechoncho, -cha

 
adj. fam.Díc. de la persona o animal gruesos y de poca altura.

rechoncho, -cha

(re'ʧonʧo)
abreviación
que es grueso y tiene poca estatura un niño rechoncho
Sinónimos

rechoncho

, rechoncha
Traducciones
Ejemplos ?
Características comunes a los túnidos es la presencia de dos aletas dorsales, generalmente bien separadas, la primera soportada por espinas y la segunda por rayas blandas (figura 1). Su cuerpo es rechoncho, enteramente cubierto de escamas, mayores en la parte anterior que las del resto.
Se distribuye por el norte de Irán, y desde Azerbaiyán hasta el este de Turquía. Se distingue por su pico más corto y rechoncho, las áreas marrones más oscuras y extensas, y la máscara de un rojo más oscuro.
Al igual que el resto de erizos, posee una envoltura de pinchos formada por varios millares de púas rígidas, resultado de una modificación de la piel. El erizo común es más bien rechoncho, con una silueta redondeada.
Pepe es un burrito mexicano bajito, rechoncho, de color pardo que viste sombrero mexicano de color amarillo del que sobresalen sus dos orejas por encima del ala del sombrero.Tiene el morro cortito Su cola es bastante larga y acaba en un penacho peludo.
Luego de derrotarlo te enfrentas a Hard Man, rechoncho y duro dispara puños, salta e intenta arrojarse sobre ti, cuando cae te quedas paralizado y Hardman puede atacar.
Sus ojos eran oblicuos, las mejillas y la barba salientes, crespo y enmarañado el pelo, rechoncho y pequeño el cuerpo, aunque de titánica pujanza, y el genio intranquilo, mofador y orgulloso.
Ajustada conforme a su deseo, en la primera noche de himeneo se acostó con su novio muy gustosa, sin temor, la doncella melindrosa; mas, apenas su amor en ella ensaya, cuando enseñó el cadete un trastivaya tan largo, tan rechoncho y desgorrado, que mil monjas le hubieran codiciado.
Otro, gordo y rechoncho, condenado a perpetua corbata blanca, doceañista, furibundo y que frisa en los sesenta, está recostado en un diván, con notoria delectación; se llama don Tadeo.
Sus cabellos rubios desteñidos, y sus ojos claros de mirar impávido y cándido contrastan notablemente con la cabellera renegrida e hirsuta y los ojillos obscuros y vivaces de Petaca, que dos años mayor que su primo, de cuerpo bajo y rechoncho, es la antítesis de Cañuela a quien maneja y gobierna con despótica autoridad.
Creo que estamos en presencia, querido colega, dijo el afeminado personaje, volviéndose a su compañero, un individuo rechoncho y carirredondo, de barbilla castaña y pelada cabeza, que me miraba con expresión entre irónica y despreciativa, de fenómenos neurasténicos atribuibles al estado de profunda debilidad en que se encuentra el paciente.
Calma, señores replicó un grave personaje, rechoncho que se tapaba la nariz junto a la vendedora de pescado, había que fundar una misa, ¿no?, ¿o queréis que el rey vuelva a enfermar?
En lo físico, Grandet era hombre de cinco pies, rechoncho, cuadrado, con unas pantorrillas de doce pulgadas de circunferencia, grandes rótulas y anchas espaldas; su cara era redonda, curtida y marcada por la viruela; su barba era recta, sus labios no ofrecían ninguna sinuosidad y sus dientes eran blancos; sus ojos tenían la expresión tranquila y devoradora que el pueblo atribuye al basilisco; su frente, llena de arrugas transversales, no carecía de significativas protuberancias; y sus cabellos, rubios y blancos, eran de color plata y oro, al decir de algunas gentes que no conocían la gravedad que podía tener el hecho de gastar una broma al señor Grandet.