Ejemplos ?
Pensando la madre en su propia pasajera vanidad, al verse tan bonita, conservó escondido el espejo, recelando que su uso pudiera engreír a la niña.
Tres días después se hizo cargo Hinojosa del gobierno; y Me- neses, recelando un ataque de Robles, se echó á reunir gpnte, y la villa imperial quedó dividida en dos bandos rivales.
Desgraciadamente el templo, que auguraba ser el más grande y majestuoso de cuantos tiene el departamento, quedó sin concluir; porque la autoridad, que siempre se mete en lo que no le importa, se empeñó en averiguar de dónde salían las barras, y el diablo, recelando que le armasen una zancadilla, no volvió a presentarse por los alrededores de Pusi.
Es asimismo no pequeña materia de cuidado el tenerle grande de componerte, no mostrándote sencillo; culpa en que caen muchos, cuya vida es fingida y ordenada a sola ostentación; y esta continua diligencia los martiriza, recelando no los hallen en diferente figura de la que acostumbran: porque este cuidado jamás afloja mientras juzgamos que todas las veces que nos miran nos estiman; y hay muchos sucesos que contra su voluntad los desnudan de la ficción; y dado caso que esta fingida compostura les suceda bien, no es posible que los que siempre viven con máscara tengan vida gustosa ni segura; y al contrario, la sencillez cándida, y adornada de sí misma, sin echar velo a las costumbres, goza de infinitos deleites.
de León. Puse freno en Aragon, En Navarra e. Portugal: Granada miedo mortal ovo de mí esa sazón, recelando mi opinión. A los míos e.
Cansado por fin don Tello de plazos y condiciones, y recelando que al cabo parezca don Juan y torne, resuelto y tenaz decide que, pues año y medio corre, de grado o de valimiento se cumpla cuanto pactóse.
Llegando allí, dijo Adolfo: —No puedo, Esperanza, más; entremos en esa choza un momento a descansar.— Entraron en la cabaña, y a la débil claridad con que alumbra todavía un crepúsculo fugaz, hallaron un ancho espejo, en cuyo limpio cristal, Adolfo vio con espanto una sombra reflejar. —¿De quién es aquella imagen? preguntó, en duda tenaz, con su memoria luchando, recelando la verdad. —Esa imagen es la tuya.
Diego de Almagro, Picado vendía a éste los secretos de su jefe, y una noche, recelando que se descubriese su infamia, se fugó al campo enemigo.
La Audiencia se declaró impotente y contemporizó con Salcedo, el cual, recelando nuevos ataques de los vascongados, levantó y artilló una fortaleza en el cerro.
La religión, viniendo en auxilio de los buenos y recelando las infernales artes del Maléfico en esta horrorosa calamidad, quiso entrar en combate con la bestia; y un día, el clero, con su obispo a la cabeza, salió por las puertas de Valencia, dirigiéndose valerosamente al río con gran provisión de latines y agua bendita.
Excelentísimo Señor: El misionero apostólico Don Rafael Andreu y Guerrero, obispo auxiliar electo de Chile, Charcas, Arequipa y Córdoba del Tucumán, describiendo el puerto, costas y territorio del Paposo y desierto de Atacama sobre el mar del Sur, expuso en representación de 27 de junio de este año las proporciones que ofrece para ganados, cosechas de granos y semillas, caza de vicuñas, explotación de metales, pesca de congrio y de ballena; refirió los temores y precauciones con que ha vivido en aquel paraje cinco años, convirtiendo á vida civil y cristiana á sus naturales, recelando una excursión de corsarios ingleses durante la última guerra que habían puesto en el mayor conflicto los Reinos del Perú...
Pero la vieja les dijo en seguida: -No abráis, por Dios, las ventanas; la reina no puede ver la luz todavía; necesita descanso. El rey se volvió no recelando se hallaba sentada en su lecho una reina fingida.