recargamiento

recargamiento

s. m. Acumulación excesiva de elementos o adornos en una cosa, en especial en una obra literaria o artística el recargamiento de su lenguaje me resulta pedante. abigarramiento

recargamiento

 
m. Acumulación excesiva de elementos en literatura y en las artes plásticas.
Ejemplos ?
El palacio de Villarreal y Purullena, del siglo XVIII; frente a las casas del siglo anterior este palacete recoge todo el recargamiento de la estética Rococó.
Se trabajaba con una gran variedad de técnicas y materiales, como la tierra de pipa y la mayólica, así como la loza de distintas calidades, con temas de cierto recargamiento, como candeleros simulando troncos de árboles con figuras blancas sobre peanas barrocas.
Una característica común al arte no occidental, sobre todo del de las civilizaciones asiáticas (India, China y Japón), al menos visto desde la perspectiva de los historiadores del arte occidentales, es la de mantenerse fiel a su estética y a sus formas aun dentro de una evolución estilística entre la sencillez y el recargamiento.
Los ladrillos utilizados se van haciendo más grandes según avanza el siglo y los diseños de los mismos suelen ser sobre temas populares, sin el recargamiento de las piezas de épocas anteriores.
La Capilla su vez tiene 4 capillas dedicadas a varios santos: Santa Catalina, Santa Rita, la Virgen del Remedio, etc. Es un gran retablo de estilo rococó con gran recargamiento decorativo y gran movimiento con entrantes y salientes.
Tras un largo recorrido por un serpenteante y empinado camino que se adapta a lo escarpado del terreno, se llega a la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios en la que conviven la sencillez y el carácter popular de su imagen externa con el recargamiento barroco de su ornamentación interna.
En escultura predominó la representación del cuerpo humano, con una evolución desde formas rígidas y esquemáticas, pasando por el naturalismo del periodo clásico –con la obra de Mirón, Fidias y Policleto–, hasta el recargamiento y sinuosidad del periodo helenístico.
No hay que olvidar, sin embargo, que Llaguno es un personaje de su tiempo y, por tanto, también menosprecia el recargamiento decorativo, que no hace otra cosa que ocultar y deslucir la obra arquitectónica, a la que también da cierta importancia.
Cubre el testero de la cabecera el retablo del Sagrario, que se compone de dos cuerpos, el inferior de planta trapezoidal de tres calles, desarrollándose en torno a tres hornacinas decoradas con acusado recargamiento de placas, molduras mixtilíneas, espejos, hojarascas, columnas serpenteantes, estípites y capiteles de gran follaje.
Con Vicente Aranda recreará primero la historia de Carmen, basada en el libro de Prosper Merimée, reinventando en cierta manera la ropa bandoleril al no disponer de mucha documentación y dándole, por lo general, un estilo propio al mundo que rodea a la joven cigarrera gitana; y Tirante el Blanco, basada en unos capítulos de la novela de Joanot Martorell, en la que se recreó todo el esplendor y decadencia de la corte de Bizancio con unos vestidos de telas orientales y recargamiento de joyas que rozaban el barroquismo.
Era un estilo que aunaba funcionalidad y estética, dando predominio al volumen sobre la masa, con formas basadas en el rectángulo y las líneas horizontales, sin ocultar la estructura del edificio, con paredes lisas y ventanas metálicas, sin recargamiento ornamental.
Hay que tener en cuenta que, cuando lleva a cabo su estudio a fines del siglo XVIII, la Ilustración está en boga, lo que repercute en todos los ámbitos culturales, entre otros en el campo artístico, que tiene su reflejo en el Neoclasicismo, despreciando todas las formas barrocas, por su recargamiento excesivo y por un supuesto concepto anticlásico.