Ejemplos ?
Complementa el traje un reboso de Santa María; la falda es de origen español y llega hasta los tobillos está hecha de percal o zaraza, tafeta fina estampada o brocado español.
El peinado es recogido hacia atrás formando un turux (chongo), en el lado izquierdo se coloca un moño de color vivo del mismo color del reboso, a la altura de la oreja, del mismo lado del moño se coloca un tulipán de color rojo, del lado derecho de la cabeza se colocan las cuatro peinetas de colores azúl, verde, amarillo y rojo que representan las cuatro regiones.
Vestimenta de la Pochovera “La Pochovera” Su vestimenta consiste en una falda larga, su sombrero adornado con flores, hojas y su reboso, sombrero cubierto de flores y hojas de cañitas, blusa blanca, falda floreada, manto (paleacate) sobre los hombros y llevan collares.
Para las vaquerías y fiestas principales las mujeres se engalanan con el Terno, confeccionado con finas telas, encajes y bordados hechos generalmente a mano en punto de cruz. Este se complementa largas cadenas de oro, aretes, rosario de coral o filigrana y reboso de Santa María.
La otra, es la ya conocida nahua en color negra, también se usa una cubierta tipo chalina que se distingue como reboso, el kechkemitl, una cubierta entre el pecho y parte del abdomen.
Las mujeres: falda larga floreada con bastante vuelo (con el fondo en color verde), blusa blanca de algodón con cuello bordado de flores en punto macizo o con figuras alusivas al plátano (principal distintivo de Teapa) y el reboso color verde (distingue la región a la que pertenece el municipio a nivel estado); Los hombres: pantalón y camisa blanca de manta, paleacate rojo al cuello, sombrero chontal, morral, machete y bush.
Hoy son sombras chinescas en un diario sin versos Y yo sólo el payaso que reboso de encanto, aunque ya sin regazo por dentro muero en llanto.
Continúa posteriormente por el límite entre Puebla y Utrera, hasta el muro Norte del arroyo Salado de Morón, desde donde parte en dirección oeste hasta la linde oriental de la finca El Reboso y Cerrado Antiguo.
Por los años de 1920 a 1960 la fiesta del carnaval se desarrollaba con gran apogeo, puesto que niños, jóvenes y adultos esperaba la llegada de esta celebración para así poder “estrenar” los huaraches, zapatos, camisa, pantalón de peto, sombrero, el reboso y el vestido, mismos que presumían al salir de misa paseando por toda la plaza, o sentados rodeando el kiosco escuchando las bandas de música o a bordo del carrusel (juegos mecánicos conocidos como caballitos) movido por varios niños que a empujones lo hacían girar y como parte atractiva de este aparato eran las melodías del cilindro que se dejaban escuchar haciendo agradable el momento.
Estos trajes típicos son de origen otomí, la camisa lleva pechera al frente, bordado con hilo de colores, con figuras y grecas de vivo arte a la usanza aborigen, en el caso de la mujer falda de color y camisa bordada en diferentes matices y en el pecho un reboso de color.
Vestimenta original: En las mujeres: Falda negra con listones de colores en la parte inferior de la misma, a la altura de la cadera una franja de color rosa amarrada a la cintura con cinta y camisa de labor bordada, reboso de hilo para protegerse de las inclemencias del tiempo.
Complementan el traje un hermoso reboso de Santa María, que saben llevar con gran garbo; este reboso ha sustituido definitivamente la pañoleta o mantilla que anteriormente se portaba.