rebenque

(redireccionado de rebenques)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con rebenques: galeote

rebenque

(Del fr. raban < neerlandés raband < ra, verga + band, lazo.)
1. s. m. HISTORIA Látigo de cuero o cáñamo con que se castigaba a los galeotes.
2. NÁUTICA Cuerda o cabo cortos.
3. Amér. Merid. EQUITACIÓN Látigo recio que usa el jinete para domar o castigar a la caballería.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

rebenque

 
m. Látigo de cuero o cáñamo embreado, con el cual se castigaba a los galeotes.
mar. Cuerda o cabo corto.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

rebenque

(re'βenke)
sustantivo masculino
instrumento usado para animar o castigar a los caballos un rebenque de cuero
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

rebenque

sustantivo masculino
2 (América) látigo corto.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

rebenque:

anguila de cabo
Traducciones

rebenque

SM (LAm) → whip, riding crop
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Capítulo II Efectos prohibidos Artículo 1º: Queda prohibida la introducción en la Provincia de los efectos siguientes: herrajes de fierro para puertas y ventanas, alfajías, almidón de trigo, almas de fierro para bolas de campo y belas hechas, toda manufactura de lata ó latón, argollas de fierro y latón, argollas de fierro y bronce, azadores de fierro, arcos para calderos ó baldes, espuelas de fierro, frenos, cabezadas, riendas, coronas, lomillos, cinchas, cojinillos, sobrecinchas, maneadores, fiadores, lazos, bozales, bozalejos, rebenques y demás arreos para caballos...
Pero, como el rico siempre es algo mezquino, porque sabe que es el mejor medio de conservarse rico, mientras que para el pobre, todo animal es ajeno, tenía cualquier gaucho, en algún rincón del rancho, a más del apero corriente, un surtido completo de maneas y cabestros, lazos y boleadoras, cinchones y bozales, maneadores y cinchas, riendas y rebenques, y de todo.
Por último, en grupo, la perrada. Ya no hay escalones. Vienen cruzando los costillares. Cansan los rebenques. Las bestias se estiran. Alcanzan el cuadro.
La cárcel pública es para ellos un bulto más en la población, pero los rebenques y los chicotes de a bordo, ¡ira de Dios!, cosas con que les hacen temblar, y no de frío.