rebato

(redireccionado de rebatos)
También se encuentra en: Sinónimos.

rebato

(Del ár. ribat, ataque contra los infieles.)
1. s. m. Llamada hecha a los vecinos de un lugar, por medio de la campana u otra señal, para defenderse de un peligro. alarma, señal
2. Alarma provocada por un acontecimiento repentino y temeroso. conmoción
3. MILITAR Acometida repentina contra el enemigo.
4. de rebato loc. adv. De improviso o de repente de rebato entró en la sala y se puso a gritar.
5. tocar a rebato Dar la señal de alarma ante cualquier peligro.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

rebato

 
m. Convocación de los vecinos de uno o más pueblos, hecha por medio de campana u otra señal, para defenderse de un peligro.
fig.Alarma o conmoción ocasionada por un acontecimiento repentino y temeroso.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

rebato

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

rebato

alarm

rebato

SM (= alarma) → alarm (Mil) → surprise attack
llamar o > tañer o tocar a rebato (frm) → to sound the alarm
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Los rebatos de Omar, presumiblemente escondido en la ciudad sitiada por tres fuerzas pashtunes y el Ejército estadounidense y bombardeada implacablemente por su aviación, parece que surtieron efecto, al menos durante unos cuantos días.
Para solicitar esta encomienda, expuso sus meritos y servicios prestados en Venezuela, aduciendo lo siguiente: “Porque he servido al Rey, nuestro señor, en esta ciudad de Caracas, con mis armas y fuego a mi costa, teniendo siempre pertrechos y municiones para ello y para otros soldados, y un hijo mío hombre que ha acudido a todos los asaltos, rebatos de mar y tierra que se han ofrecido contra enemigos corsarios que a estas costas vienen” Como regidor municipal, aparece durante varios años ocupando cargos de importancia en el Ayuntamiento de Caracas.
No me formó para eso mi belicoso padre Ofeltes entre los continuos rebatos de los Griegos y los trabajos de Troya, ni nunca tal hice contigo desde que sigo al magnánimo Eneas y sus adversos hados.