rebato


También se encuentra en: Sinónimos.

rebato

(Del ár. ribat, ataque contra los infieles.)
1. s. m. Llamada hecha a los vecinos de un lugar, por medio de la campana u otra señal, para defenderse de un peligro. alarma, señal
2. Alarma provocada por un acontecimiento repentino y temeroso. conmoción
3. MILITAR Acometida repentina contra el enemigo.
4. de rebato loc. adv. De improviso o de repente de rebato entró en la sala y se puso a gritar.
5. tocar a rebato Dar la señal de alarma ante cualquier peligro.

rebato

 
m. Convocación de los vecinos de uno o más pueblos, hecha por medio de campana u otra señal, para defenderse de un peligro.
fig.Alarma o conmoción ocasionada por un acontecimiento repentino y temeroso.
Sinónimos

rebato

sustantivo masculino
Traducciones

rebato

alarm

rebato

SM (= alarma) → alarm (Mil) → surprise attack
llamar o > tañer o tocar a rebato (frm) → to sound the alarm
Ejemplos ?
La Superiora (Temblando.) ¡Valor, valor! Es preciso hacer algo. Subir al campanario y tocar a rebato. Inés Llamaremos al sacristán.
Pero en este momento la voz del consejero, elevando el tono de un modo extraordinario, declaraba: «Ya no es el tiempo, señores, en que la discordia civil ensangrentaba nuestras plazas públicas, en que el propietario, el negociante, el mismo obrero, que se dormía de noche con un sueño apacible, temblaban al verse despertar de pronto al ruido del toque de rebato, en que las máximas más subversivas minaban audazmente las bases...» Es que podrían dijo Rodolfo verme desde abajo; luego tendría durante quince días que dar explicaciones, y con mi mala fama...
Mas no vienen los hidalgos armados hasta las barbas, ni el pálido rostro asoman las bellas amedrentadas; que no doblan los tambores en son agudo de alarma, ni las campanas repican a rebato arrebatadas; que es la procesión del Corpus que ya transpone las gradas del atrio, y el rey don Pedro acompañándola baja.
El infeliz murió achicharrado. Entretanto, el gobierno había mandado tocar a rebato, y todo era carreras y laberinto por esas calles.
Por mi parte, si rebato esas consejas, como he rebatido otras de Aragón y Navarra, lo hago sin saña, sin interés, sin parcialidad, como quien tiene que demoler una parte de su casa solariega, que halla amenazando ruina.
Así transcurrió el tiempo para las dos familias, sin agredirse como en otra época, pero sin aproximarse; inmóviles y cristalizadas en su odio. Una tarde sonaron a rebato las campanas del pueblo.
Halló el son obediencia en los mármoles y oídos en los muertos, y así al punto comenzó a moverse toda la tierra y a dar licencia a los güesos que anduviesen unos en busca de otros; y pasando tiempo, aunque fue breve, vi a los que habían sido soldados y capitanes levantarse de los sepulcros con ira, juzgándola por seña de guerra; a los avarientos con ansias y congojas, recelando algún rebato; y los dados a vanidad y gula, con ser áspero el son, lo tuvieron por cosa de sarao o caza.
Poca gente, pero brava, que al marchar nos protegiera, sumisa mi voz espera escondida en la alcazaba. Con ellos entre el rebato del tumulto, partiré; con ellos negociaré que me venguen de un ingrato.
Cada semana nos tocaban a rebato, y en una escurísima noche tuve yo vista para ver los lobos, de quien era imposible que el ganado se guardase.
¡Pensad, exclamaba, en el enorme aumento de la demanda de artículos de primera necesidad que eso supondría y, en su consecuencia, la subida espantosa de los precios a que daría lugarl Pues bien, todos sabéis que los jornales medios de los obreros agrícolas en Norteamérica son más del doble que los de los obreros agrícolas en Inglaterra, a pesar de que allí los precios de los productos agrícolas son más bajos que aquí, a pesar de que en los Estados Unidos reinan las mismas relaciones generales entre el capital y el trabajo que en Inglaterra y a pesar de que el volumen anual de la producción norteamericana es mucho más reducido que el de la inglesa. ¿Por qué, pues, nuestro amigo echa esta campana a rebato?
Por ser de inminencia que alguien tocara a rebato solicitando a la actuación política las nuevas generaciones, me he atrevido a hablaros hoy desde aquí; pero — claro está — mi atrevimiento no llega a más que a enunciar aquellas convicciones primarias y genéricas dentro de las que evidentemente han de formarse los nuevos usos.
Las campanas tocaron a rebato; muchas viejas empezaron a gritar, y los mozos a lanzar silbidos; algunas piedras zumbaron en el espacio, y los escopetazos del camino oyéronse más frecuentes y más próximos.