reaccionario

(redireccionado de reaccionarias)
También se encuentra en: Sinónimos.

reaccionario, a

1. adj./ s. Que es contrario a las innovaciones.
2. POLÍTICA Que es partidario de la reacción política.
3. adj. POLÍTICA De la reacción política.

reaccionario, -ria

 
adj. Opuesto a las innovaciones.
polít. Partidario de restablecer lo abolido.

reaccionario, -ria

(reakθjo'naɾjo, -ɾja)
abreviación
1. persona que se opone a los cambios o reformas del progreso un político reaccionario
2. característica que es propia de estas personas profesar una ideología reaccionaria

reaccionario, -ria


sustantivo masculino-femenino
persona que se opone a los cambios o reformas del progreso los reaccionarios del partido conservador
Sinónimos

reaccionario

, reaccionaria
Traducciones

reaccionario

reaktionär

reaccionario

reactionary

reaccionario

reactionair

reaccionario

الرجعية

reaccionario

反动

reaccionario

反動

reaccionario

reaktionære

reaccionario

反動

reaccionario

반동

reaccionario

reaktionär

reaccionario

/a ADJ & SM/Freactionary
Ejemplos ?
Madero, están siendo discutidas acaloradamente en polémicas de subido tono, características de pasión y reveladoras de que el elemento revolucionario del país está siendo víctima de hábiles maniobras reaccionarias, pues el calor de sus muy especiales adhesiones a cada uno de los personajes enumerados, están faltando a sus deberes de solidaridad so pretexto de defenderlas, entregando a la maledicencia pública y a la voracidad de los enemigos, hechos pretéritos, argumentos que fueron demeritados por el tiempo e incurriendo en el error de juzgarse a sí mismos, en vez de dejar a la posteridad la tarea de emitir estos juicios.
Y el pueblo, crédulo y sencillo, aporrea a cuatro curas acá, tres docenas de retrógrados allá; ayuda a encarcelar en el otro lado a algunas influencias reaccionarias, y no echa de ver que, entre tanto, los agentes de los hombres del festín llenan a su gusto las urnas ambicionadas de donde han de salir los jueces de la cuestión magna.
Aunque sus aficiones intelectuales y los recuerdos de las enseñanzas domésticas le inclinaban a las ideas que se suele llamar reaccionarias, en punto a lumbreras admiraba las de todos los partidos y escuelas, y lo mismo se pasmaba ante un discurso de Castelar que ante una lamentación de Aparisi.
Por eso, aunque algunos de los autores de estos sistemas socialistas fueran en muchos respectos verdaderos revolucionarios, sus discípulos forman hoy día sectas indiscutiblemente reaccionarias, que tremolan y mantienen impertérritas las viejas ideas de sus maestros frente a los nuevos derroteros históricos del proletariado.
Pero todo esto sin dejar un solo instante de laborar entre los obreros, hasta afirmar en ellos con la mayor claridad posible la conciencia del antagonismo hostil que separa a la burguesía del proletariado, para que, llegado el momento, los obreros alemanes se encuentren preparados para volverse contra la burguesía, como otras tantas armas, esas mismas condiciones políticas y sociales que la burguesía, una vez que triunfe, no tendrá más remedio que implantar; para que en el instante mismo en que sean derrocadas las clases reaccionarias comience, automáticamente, la lucha contra la burguesía.
Nuestra responsabilidad se acrecienta, sobre todo en momentos en que sólo se descubren horas caracterizadas por amenazas reaccionarias o dictatoriales que, de concretarse, significarán violencia y represión contra la juventud y los trabajadores.
ANTE LA SITUACIÓN MILITAR Al igual que las iglesias institucionalizadas más reaccionarias e incluso con mayor rigor que éstas, la institución militar se basa, necesariamente, en la sujeción absoluta del individuo a un dogma, a una normativa disciplinaria y a una jerarquía autoritaria.
Pero es preciso que los entendáis bien; los obreros hacen poco caso de hombres y promesas; sólo esperan y juzgan la conducta y los hechos de los hombres y colectividades, y cuando éstas son reaccionarias, protestan de ellas, como hoy protestamos nosotros de los ataques a la libertad y al derecho, y de las calumnias de los ministros y la prensa del partido republicano federal.
Luchar contra todo tipo de ideas reaccionarias es un deber y una obligación de los mexicanos progresistas y patriotas, porque cuando un país depende de fuerzas económicas extranjeras la clase trabajadora queda a merced de intereses extraños y su nivel de vida depende de quien controla su vida material.
Las sectas están justificadas (históricamente) mientras la clase obrera aún no ha madurado para un movimiento histórico independiente. Pero en cuanto ha alcanzado esa madurez, todas las sectas se hacen esencialmente reaccionarias.
El régimen ha subsistido, consolidándose al amparo de la política del acuerdo, que fue una defección a terminantes promesas reaccionarias y malogró la reivindicación a punto ya de conseguirse traicionando deberes patrióticos, en cambio de posiciones oficiales.
En sus orígenes, los libros de texto gratuitos causaron conmoción entre las partes más reaccionarias de México, quienes se sentían agredidas por una pregonada educación laica.