rafaelesco

rafaelesco, a

(De Rafael, pintor y arquitecto italiano.)
1. adj. ARQUITECTURA, ARTE, PINTURA De este pintor y arquitecto o de su obra estilo rafaelesco .
2. ARQUITECTURA, ARTE, PINTURA Se aplica a la obra o al autor que está influido por la obra de este pintor y arquitecto.

rafaelesco, -ca

 
adj. Relacionado con el arte de Rafael o que tiene las características propias de este arte.
Ejemplos ?
Descuella en el retrato, sobre todo en el retrato de mujeres y niños, arreados y tocados con elegancia; y para que su pincel corra con entera soltura por el lienzo, necesita tener ante sus ojos materias ricas (sedas, terciopelos, batistas finas y transparentes, randas y encajes) y formas que se desarrollen en un ritmo de reposo entre velazquino y rafaelesco.
Por tanto hay puntos clave a tener en cuenta a la hora de analizar estas obras posteriores de Rafael, en 1503 obviamente Leonardo estaba en Florencia, en 1504, según Giorgio Vasari, ya existía la obra de la Gioconda pintada por Leonardo, y por último, para Rafael supuso un precedente en su obra, un cambio de rumbo, la obra de la Gioconda de Leonardo da Vinci vaticina todo el mundo rafaelesco que posteriormente se desarrollará a lo largo del siglo XVI.
De regreso a Milán, llevó su estilo a una síntesis del arte romano-rafaelesco y de la corriente leonardesca, imperante en la mayoría de los pintores lombardos.
Obra de gran sentido rafaelesco, pero sumamente delicada y de grata entonación, se complementa con el bellísimo retrato del donante, el chantre hispalense Juan de Medina, que aparece en el banco del retablo y que es una rotunda prueba a favor de las altas condiciones de V.
Las decoraciones pertenecen a las series de «Palmetas persas», «hojas rizadas» y «Rafaelesco», a la que se agrega una rara producción histórica, gracias a los maestros en tránsito de cerámica de Faenza, Urbino y Durante.
También resaltar que no es fácil tropezarse de buenas a primeras con un genio, pero justo eso es lo que les ha ocurrido a los ciudadanos de esta localidad de Mascaraque, que tenían entre sus antepasados a un pintor sublime y genial, con una obra excepcional y eso es lo que desean ofrecerles a sus paisanos y visitantes que vengan y que disfruten de esta exposición; quizás única en el mundo del estilo “Manierismo Tardío”, aunque bien podríamos denominarlo “Manierismo Tardío Toledano”, rechazando la calificación de “Manierismo Rafaelesco”.
Beauves trabajó siempre en segundo plano, en colaboración con otros escultores, y siempre pudo demostrar su calidad profesional, siendo un gran especialista en imágenes marianas, con los rostros de una dulzura semejante al tipo rafaelesco.
En los centros de producción de cerámica en Urbino, Casteldurante, Pesaro, Rímini y Mondaino continuó hasta el primer cuarto del siglo XVII, una producción de cerámica de buena calidad, con las dos series decorativas: a lo «rafaelesco» de trofeos y paisajes y con la pintura «berrettina» (inspirada en Venecia), con temas historiados.
Normalmente se atribuye a Del Piombo el Retrato del cardenal Reginald Pole, aunque algunos historiadores importantes consideran que esta obra pertenece a Perin del Vaga por el carácter intelectual y rafaelesco de la pintura.
En estas obras romanas, Salviati subdivide las escenas con amplias formas arquitectónicas, al modo rafaelesco, aunque en la representación de las figuras demuestra, por una parte, la precisión de dibujo típica de la tradición florentina y, por otra, unas torsiones de los cuerpos y unos paños flotantes típicos del clasicismo y de pintores como Giulio Romano o Giovanni Francesco Penni.