racimo

(redireccionado de racimos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con racimos: racismo

racimo

(Del lat. vulgar racimus < lat. racemus.)
1. s. m. AGRICULTURA Conjunto de granos de uva unidos a un mismo tallo nos comimos un racimo de uvas.
2. Conjunto de cosas pequeñas dispuestas en esta forma. ramillete
3. BOTÁNICA Conjunto de flores o frutos sujetos por un eje común.
4. AGRICULTURA, BOTÁNICA Grupo de frutos en una rama aunque no tenga esa disposición.
5. Conjunto de cosas o personas. conglomerado

racimo

 
m. bot. Inflorescencia racemosa de ejes secundarios sobre un eje principal alargado.
fig.Conjunto de cosas menudas dispuestas con alguna semejanza de racimo.
fig.Conjunto de cosas o personas.
bot. Grupo formado por las uvas.

racimo

(ra'θimo)
sustantivo masculino
1. grupo de frutos que cuelgan de un mismo tallo un racimo de uvas
2. grupo de cosas pequeñas dispuestas de esta forma un racimo de perlas
Sinónimos

racimo

sustantivo masculino
carpa, gajo.
Carpa y gajo son los grupos de uvas en que se divide el racimo.
Traducciones

racimo

bunch, cluster

racimo

Cluster

racimo

cluster

racimo

cluster

racimo

الكتلة

racimo

клъстер

racimo

klynge

racimo

クラスタ

racimo

클러스터

racimo

คลัสเตอร์

racimo

SM
1. [de uvas] → bunch, cluster
2. [de flores] (= ramo) → bunch (Bot) → raceme
Ejemplos ?
Y nunca por el hombre codiciados, en el verde jaral de los rastrojos exhiben sus colores sazonados áureos racimos y mereces rojos.
Piñas se caracteriza por ser culta y hospitalaria; alegre y cordial, en donde viven todas las almas enlazadas en guirnaldas y los pechos apretados en racimos.
Agradezco a Cadmo, que este solar tabú ha dedicado como recinto sagrado de su hija. De viña alrededor hele yo ocultado con la fronda que da racimos.
¡Oh, cuán dichosos eran todos los seres esparcidos por el valle: el zagal que cruzaba cantando por entre los campos de trigo y de cebada; el viejo que, encorvado en el majuelo, deleitábase en contemplar los apretados racimos en agraz; la huertana que cabe las aguas del río brillaba al sol con su zagalejo grana y defendida de sus rayos por un gran sombrero de palma!
Pequeños racimos de capulíes, azahares de chirimoyo, grandes ñorbos del trópico aclimatados en el jardín, racimillos rojos de molle, orquídeas en formas de mariposas y de aves raras, blancas, lilas, celestes y rojas; claveles de Huánuco distribuidos en profusión, perfumaban el ambiente.
¿Por qué me huyes? Por la gracia de los racimos de Dioniso, de la viña de Bromio habrás de cuidar. En qué ira descubre la subterránea estirpe del dragón de que ha nacido Penteo, al que Equión engendró, hijo de la tierra, como un monstruo feroz, que no hombre mortal, como un gigante asesino, antagonista de los dioses, que a mí con ligaduras, a mí que soy de Bromio, me sujetará en seguida, y dentro de la casa tiene ya a mi corifeo, oculto en cárcel tenebrosa.
Hasta el vértice de aquella pajiza techumbre llegan las guaduas que se cruzan en arcos ojivales; más abajo se entrelazan los chusques, formando tupida, erizada bóveda de verdura; cuelgan de las vigas racimos dorados de plátano guineo...
La grita popular, que amenazaba tomar las serias proporciones de un motín, tampoco le inspiraba temores, porque su excelencia contaba con dos mil quinientos soldados para su resguardo, y con cuerdas nuevas de cáñamo para colgar racimos humanos en una horca.
Y las mujeres aparejaban la comida de los trabajadores haciendo abundantes puches de blanca harina. También entalló una hermosa viña de oro cuyas cepas, cargadas de negros racimos, estaban sostenidas por rodrigones de plata.
Sicilia, en cuanto oculta, en cuanto ofrece, Copa es de Baco, huerto de Pomona: Tanto de frutas ésta la enriquece, Cuanto aquél de racimos la corona.
Un pensador Filósofo decía: «El jardín adornado de mil flores, Y diferentes árboles mayores, Con su fruta sabrosa enriquecidos, Tal vez entretejidos Con la frondosa vid que se derrama Por una y otra rama, Mostrando a todos lados Las peras y racimos desgajados, Es cosa destinada solamente Para que la disfruten libremente La oruga, el caracol, la mariposa: No se persuaden ellos otra cosa.
SEMICORO Feliz el que canta en las caras fuentes de racimos bien dispuesto para la fiesta, abrazado a un amigo y teniendo en los vellocinos la flor de una hermosa amiga, brillante racimo perfumado, y grita: “¿Quién me abrirá la puerta?” CÍCLOPE ¡Oh, oh, oh!