quijotería


Búsquedas relacionadas con quijotería: lazarillo, Gargantua, Gargantúa

quijotería

s. f. Modo de comportarse de un quijote.

quijotería

 
f. Modo de proceder exageradamente grave y presuntuoso.

quijotería

(kixote'ɾia)
sustantivo femenino
dicho o hecho propios de quien defiende causas idealistas Déjate de quijoterías y piensa con los pies en la tierra.
Traducciones

quijotería

donchisciottismo

quijotería

SF
Ejemplos ?
–No es la versátil inspiración de una hora de vanidad o de quijotería que dura, como el lirio, la breve belleza de sus pétalos, sin dejar otro recuerdo que el de sus colores.
utor: Viernes 5 de Febrero de 1915, EL DIA Editorial Virtudes necesarias Decíamos, al terminar un artículo anterior, que el deber nacional que a todos debe vincularnos patrióticamente es el de hacernos capaces de defender nuestro patrimonio, nuestro suelo, nuestra propiedad y nuestro derecho libre de nación, en cualquier caso de peligro común. –Este deber es superior y ajeno a toda idea y a todo prejuicio de agresión o de Quijotería.
PEREZA es enfermedad tan mala como la muerte; así no cabe el inerte en ninguna sociedad. QUIJOTERÍA es un vicio que causa risa y desprecio, pues es un quijote necio corre aventuras el juicio.
¡Qué mal su vida entre las tantas vidas que han vivido de vitales muertes sin más armonía… y sin fantasía… y sin poesía… sin orfebrería y sin melodía… sin galantería y sin varonía… sin más juglaría ni caballería… Sólo egolatría… y piratería… y mitología… y monotonía… y rata osadía… sólo oligarquía… y regatería… falsa rebeldía… y rapacería… Sólo satrapía… y baratería… cero algarabía que al amar crecía… Nada de energía que se alzaba en guía tras la lozanía de la cortesía… Nula frenesía por dar autoría a la ideología vuelta librería Simple rejería de holgazanería. Vacua gritería de la pedrería… sin sabiduría… sin quijotería… Sólo enanería con su putería y Cía.
Pero Piedrabuena no era de los que se desalentaba fácilmente, de modo que, prescindiendo del apoyo oficial, zarpó sobre su frágil embarcación desde Buenos Aires hacia las regiones australes el 26 de octubre de 1868, con el propósito de hacer casi una quijotería: realizar por su propia cuenta la ocupación de San Gregorio para su país, faena que quedaba así reducida a sus propios recursos humanos.