quietista

(redireccionado de quietistas)
Búsquedas relacionadas con quietistas: Luis de Molina, jansenismo, hesicasmo

quietista

1. adj./ s. m. y f. TEOLOGÍA Que profesa el quietismo.
2. adj. Del quietismo.

quietista

 
adj.-com. Partidario del quietismo.
adj. Relativo a él.
Traducciones

quietista

SMFquietist
Ejemplos ?
Se tradujo a varias lenguas y se multiplicaron las ediciones hasta que, en 1689, fue incluida en el «Índice» de libros prohibidos, más por el mal uso que de ella hacían los quietistas que por el contenido de la misma obra.
Se pretende conquistar los espíritus a través de los sentidos, y paradójicamente, además de los movimientos quietistas y místicos, vividos individualmente, la religión se vive sobre todo socialmente, como un espectáculo.
Opuscula Octo de Oratione Christiana, Roma 1685, que refuta los errores quietistas del español Miguel de Molinos, examina todas las formas de oración, desde la más sencilla hasta la meditación y contemplación mística, enseña que esta última no suele durar más de media hora, y da consejos de ascética activa.
Los alumbrados se reunían en conventículos en pequeñas localidades del centro de Castilla, como Pastrana o Escalona, leían e interpretaban personalmente la Biblia y preferían la oración mental a la vocal, como hicieron posteriormente los quietistas.
De este modo, la pedagogía debe ser formadora de personas responsables social y políticamente; se trata de estar en un constante análisis del contexto, comprensión y solución de problemas en aras de evitar posiciones quietistas, esto pensando en que la crítica y la acción son los rasgos fundamentales de la mentalidad democrática.
En 1532, el proceso de los iluministas o alumbrados (Vergara, Tovar, Eguía, María de Cazalla -hermana del obispo Juan de Cazalla- y Castillo, que reunidos en conventículos de Pastrana o Escalona -desde 1511 Pedro Ruiz de Alcaraz, Isabel de la Cruz y Bedoya que para algún autor consideraban ya el “amor de Dios” no como idea mística, sino como certeza absoluta de que Dios guía a la mente humana para poder leer la Escrituras con entera libertad, influyendo en Juan de Valdés- leían e interpretaban personalmente la Biblia y preferían la oración mental a la vocal, como hicieron posteriormente los quietistas...
Se hizo omnipresente la defensa contrarreformista de las obras, y por tanto de la colaboración necesaria del hombre para la salvación, que en su interpretación católica no debe fiarse al mero abandonarse a la gracia y la fe (como insistían los protestantes o los quietistas) es lo que justificaba el papel mediador de la Iglesia, administradora de los sacramentos y depositaria (por la comunión de los santos) méritos de los santos, la Virgen (corredentora y mediadora) y de Cristo para el "negocio de la salvación": sacar pronto a las ánimas del purgatorio.
Durante esta época, Bernini supuestamente propugnó algunas enseñanzas quietistas del sacerdote español Miguel de Molinos, quien más tarde fue condenado como hereje y en no pequeña medida gracias a los esfuerzos jesuitas.
Sin embargo, los rasgos quietistas de la doctrina del saber absoluto y el énfasis de Marx en la praxis frente a toda forma de idealismo hicieron que el proceso especulativo no obtuviera particular atención en el desarrollo teórico de la corriente.
No existiría Juan de la Cruz, no existiría Teresa de Jesús, no existida Miguel de Molinos, no hubieran existido los Alumbrados, los Quietistas, los Dexados, sin el precedente de estos “locos de Dios” que protagonizaron durante varios siglos y, concretamente, durante los siglos de los Reinos de Taifas, esa recuperación de un misticismo que venía del Cristianismo pero que era universal».
Al gobierno de la República no lo precipitarán los impacientes ni lo detendrán los quietistas o inmovilistas; no lo desbocarán los audaces en su irracionalidad, ni lo estacionarán los timoratos en su miedo al cambio.
Estos otros quietistas son todavia peores. Llamanse asi el Dr. Molinos, su gefe y cabeza, clérigo aragonés que vivió algun tiempo en Roma cosagrado á la direccion de conciencias.