quietista

quietista

1. adj./ s. m. y f. TEOLOGÍA Que profesa el quietismo.
2. adj. Del quietismo.

quietista

 
adj.-com. Partidario del quietismo.
adj. Relativo a él.
Traducciones

quietista

SMFquietist
Ejemplos ?
5º) Esta sociedad es desde sus comienzos conservadora y, acaso mejor, egoístamente quietista en materia de innovaciones políticas.
Ultimamente yo no sé en cual prevaricó Molina; pues aunque todas estas gracias las conozco de oidas, y aunque creo y venero como católico cristiano todas las que no, huelan á chamusquina; yo, fuera sea la de Dios, no entiendo de otra gracia, que la encantadora de que ha dotado el cielo á cierta gentil personita y que yo me digo para mi plaopianino. Molinista ademas (ó mas propiamente molinista) es sinónimo de quietista.
Pero después de su publicación en 1665, la Vida maravillosa recibió fuertes críticas, en el contexto de la polémica anti quietista de los años 1670, y paralizó durante algunas décadas el proceso de beatificación del padre De la Puente.
Y lejos de alentar un relativismo subjetivista, reivindica los fines éticos de la historiografía, asumiendo con su compromiso humanista la potencia ideológica de su propia faena al evaluar diversas ideas … El proceder de Biagini se aprecia con pareja claridad en otra de sus principales temáticas, y que justamente podría prestarse al error de una consideración quietista, naturalizada y cerrada: la identidad … la lección mayor de Biagini, claramente en la huella de José Martí –pensar es servir–, puede expresarse hoy en esta fórmula: El pensamiento será alternativo, o no será.” “Hay razones suficientes para prestar atención y valorar la obra escrita de Hugo E.
La fortuna en la organización del colegio y las amistades en las altas esferas comenzaron sin embargo a procurarle enemigos, sobre todo entre la «competencia»: los padres felipistas y los jesuitas. No faltó quien extendiese rumores de que la educación de los alumnos no estaba exenta de sospechas de herejía quietista.
Él fue el fundador del movimiento científico en su época y tuvo muchos alumnos. Sucedió como imán su difunto padre Alí Zayn al-Abidín (la fecha varía entre 712 y 714) y siguió su política quietista.
La expresión abandono de sí también es usada erradamente para expresar una condición del alma quietista, que excluye no sólo todo esfuerzo personal, sino incluso deseos, y dispone a la persona a aceptar el mal con la fatalista razón de que éste no puede ser evitado.
El califa abasí quería suprimir a heredero, que no se hizo público por seguridad, y envió espías a Medina. Al Kazim adoptó una posición quietista, consagrado a la oración ya la oración.
Tiene dedicada una céntrica calle en el Barrio Húmedo leonés. Fue hermano de Juan Domínguez Berrueta, filósofo católico-quietista y cronista de Salamanca.
Fabrizio Frigerio, L'historiographie de Jean de Labadie, Etat de la question, Genève, 1976. Fabrizio Frigerio, "La poesia di Jean de Labadie e la mistica quietista", in: Conoscenza religiosa, 1978, 1, p.