quieto

(redireccionado de quietas)
También se encuentra en: Sinónimos.

quieto, a

(Del lat. quietus.)
1. adj. Que no se mueve el perro se quedó quieto en una esquina . inmóvil, quedo
2. Que es o está sosegado y tranquilo es un niño muy quieto . calmado agitado, inquieto
3. Que no evoluciona o no cambia de posición desde que se fue el director el trabajo está quieto. estancado, estático, parado
4. Que no se deja llevar por los vicios, en especial por la lujuria. moderado, virtuoso

quieto, -ta

 
adj. Que no tiene o no hace movimiento.
fig.Pacífico, sosegado.

quieto, -ta

('kjeto, -ta)
abreviación
1. que no tiene movimiento El niño está muy quieto.
2. que tiene tranquilidad y sosiego ciudad quieta
Sinónimos

quieto

, quieta
adjetivo
2 tranquilo, manso, reposado, sosegado, sesgado.
«Quieto es lo que no tiene movimiento; tranquilo y manso lo que no tiene agitación; sosegado y reposado, lo que no ha cesado de moverse y agitarse. ‘Estáte quieto’, decimos a un muchacho travieso, lo que equivale a ‘no te muevas’. Una corriente es tranquila o mansa cuando no fluye con precipitación. Después de una tormenta decimos que el mar está sosegado o reposado
José Joaquín de Mora

quieto:

tranquilosereno, pacífico, apacible,
Traducciones

quieto

nehybný

quieto

stille

quieto

liikkumaton

quieto

nepomičan

quieto

静かな

quieto

움직이지 않는

quieto

stil

quieto

stille

quieto

cichy

quieto

imóvel

quieto

lugn

quieto

นิ่ง

quieto

durgun

quieto

yên

quieto

静止的

quieto

ADJ
1. [animal, persona] (= parado) → still; (= inmóvil) → motionless
¡quieto! (al perro) → down boy!; (a un niño) → keep still!, stop fidgeting!; (= sé bueno) → behave yourself!
dejar algo quietoto leave sth alone
¡estáte quieto!keep still!
estar quieto como un poste o una estatuato stand stock-still, be as still as a statue
2. [carácter] → calm, placid

quieto-a

a. quiet, still;
v.
estar ___to be still.
Ejemplos ?
Mientras la boquiabierta chiquillería estudia aquella borriquilla que luce ese cabezal tan lindo; que mueve la cabeza con las orejas tan quietas; mientras adivina cómo el Señor se sostiene tan bien sostenido sin montura y sin estribos, Rogelio sigue rezando, maquinalmente, sumido en aquel despertar para él tan inopinado.
Oyóle Héctor con intenso placer, y corriendo al centro de ambos ejércitos con la lanza cogida por el medio, detuvo las falanges troyanas, que al momento se quedaron quietas.
Yo ni quito ni pongo; pero sospecho que con la república y el gas les hemos metido el resuello a las ánimas benditas, que se están muy mohínas y quietas en el sitio donde a su Divina Majestad plugo ponerlas.
Fuimos los dos sólo el uno que multiplica su esencia y asegurando cerrojos nos quedamos a la puerta en tanta llama inflamados que evaporamos las aguas y las tierras y los aires... Triunfo del fuego que mueve hasta las rocas más quietas.
«Y con artistas sumos y poetas florecerán filósofos y sabios, que ahonden las verdades más secretas y eternos hagan al error agravios; y en espaciosas academias quietas verás colgada de sus doctos labios inmensa juventud, cuya impaciente sed de saber con el saber aumente.
El partido del orden, completamente seguro por la renovación de las elecciones, por la candidatura de Sue y por el estado de espíritu de la Montaña y de la pequeña burguesía, de que éstas estaban resueltas a permanecer quietas, pasase lo que pasase, contestó a ambos triunfos en las elecciones con la ley electoral que abolía el sufragio universal.
Y dentro de la tienda, una procesión interminable de mamás, niñeras, misses, abuelos babosos y padrinos rebosando complacencia, llevaban de la mano a las criaturas, transportadas de loco júbilo, alzando las piernecitas, como si estuviesen electrizadas, o quietas de puro entusiasmo, cortado el aliento ante tales maravillas, y queriendo llevárselas todas juntas, juntas, aunque no les cupiesen en los brazos.
Buscar verosimilitud en el Greco es — nunca más oportuna la frase — buscar cotufas en golfo. Las formas de las cosas son siempre las formas de las cosas quietas, y el Greco persigue sólo movimientos.
Fascinado contemplaba este armónico movimiento cuando de los cerros cercanos fue llegando la deleitosa música de un violín. Esto hizo que tanto mariposas como luciérnagas quedaran quietas sobre las superficies en donde se posaban.
Lo que sé, que este trabajo constante, con el cuerpo doblado, las piernas quietas, el cerebro bullendo sin cesar, quemando los combustibles de mi sustancia, me ha aniquilado el estómago; el pan que gano apenas lo puedo digerir...
En la ventana soy dama, en el balcón soy señora, en la mesa cortesana y en el campo labradora. Siempre quietas, siempre inquietas, durmiendo de día, de noche despiertas.
Además, aseguran haber un templo suyo en la isla Diomedea, no muy distante del monte Gargano, situado en Apulia, y que estas aves andan volando alrededor de este templo, y que asisten allí continuamente, ocupándose en un ministerio tan santo y admirable como es tomar aguas en los picos y rociarle; y si acontece llegar allí algunos griegos, o descendientes de griegos, no sólo están, quietas, sino que los halagan y acarician; pero si acaso llegan otros de otra nación, acometen a sus cabezas y los hieren tan gravemente que a veces los matan; porque aseguran que con sus fuertes y grandes picos están suficientemente armadas para poder realizar esta empresa.