Ejemplos ?
Guitarra en mano, serenateros y cantores, enamoraban a las parlanchinas tucumanas, entrerrianas, santiaguinas y cordobesas; especialmente a las de Jujuy, que como las pinta Carrió de la Vandera, eran las más pulidas y graciosas; parecidas a las sevillanas, con una correcta pronunciación del castellano, elegantes aunque no tanto como las limeñas; alegres y querendonas.
Sus carcajadas aún resuenen en mi mente. En realidad no sabía si me encontraba molesta o algo gozosa de ser el centro de atención de mis querendonas amigas.