Ejemplos ?
El uso de quemas forestales para obtener suelo agrícola y facilitar la caza también modificó la flora y fauna, como fue el caso de grandes herbívoros de dieta especializada, como las aves del género Genyornis.
En este caso, el motivo fue la lealtad de las gentes del lugar frente al homónimo rey Juan II de Navarra, pues pese a la «mucha guerra, e feridas e muertes, e robos, e quemas, e daños e opresiones», la ciudad se mantuvo al servicio del rey de Castilla.
que me aprietas el corazón con tus manos de hierro encendido..., espera. »Don Fadrique no me ahogues... No me mires, que me quemas. ¡Tello!...
Me mezclaba yo del asunto -añadió el viento- y, soplando en el hogar, cantaba: «¡Pasa, vuela! Todo esto no será más que humo y cenizas. ¡Te quemas, te quemas! ¡Hu-u-hud!
quemas al dios de todo el fuego; y porque tú para esto no eras menester, sino que algún enamorado te halló primeramente para gozar en la obscuridad de la noche de lo que bien querría.
No sé por qué, mas el miedo que de mí se posesiona… ¡Oh, ciégame con tus labios, ven a mis brazos, oh Rosa!— Echóse en ellos la niña; ansioso Pedro abrazóla, mas al tocarla dió un grito, como quien espinas toca. —¡Quemas!
4 Con todo eso, oye palabra de Jehová, Sedechîas rey de Judá: Así ha dicho Jehová de ti: No morirás á cuchillo; 5 En paz morirás, y conforme á las quemas de tus padres, los reyes primeros que fueron antes de ti, así quemarán por ti, y te endecharán diciendo, ¡Ay, señor!; porque yo he hablado la palabra, dice Jehová.
No es el pavón, ni el gallo, Ni el león, ni el caballo; Y así, no me fatigues coa demandas.» «¿Será tal vez... el mono?» «Cerca le andas.» «¿El mico?» «Que te quemas; Pero no acertarás: no, no lo temas.
Pero no debes hablar más con ese candelejón... ¡no llores Manita!...; ¡Estoy resuelto a todo! ¡Cuidado que te quemas con el cigarro, hija!... Blanca María.– No importa.
Marcha, despiadada y cruda, Pues me quemas con tus besos Al lucir casi desnuda Tantas gracias y embelesos. Sol que en el cenit me abrasas Sin una nube en tu cielo, Yo te pondré dobles gasas Y no te veré sin velo: Sobre un lecho encubertado Te he de hacer cubrir de flores Y verás vergel cerrado Dó se oculten mis amores.
Luego, tuvieron lugar las quemas de los campos de cañas, lo que constituye una agresión económica, una agresión a nuestra riqueza y que fue negada por los Estados Unidos hasta que estalló un avión -con piloto y todo- y se demostró, indiscutiblemente, la procedencia de esas naves piratas.
Expedir las órdenes de suspensión de riegos, de quemas y de corte, así como elaborar el acta de fin de zafra dentro de los diez días siguientes a su terminación; VI.