puntería


También se encuentra en: Sinónimos.

puntería

1. s. f. Acción de disponer un arma para que su proyectil alcance el objetivo se apoyó la escopeta con firmeza para hacer puntería .
2. Habilidad del tirador para dar en el blanco tiene muy buena puntería. tino
3. Dirección en que se apunta un arma rectificó la puntería a la izquierda.
4. puntería directa La dirigida a un blanco que ve el tirador.
5. puntería indirecta La que se dirige a un blanco que no está a la vista del tirador.
6. afinar la puntería coloquial 1. Apuntar con cuidado y atención: afina la puntería o darás a la ventana.2. Poner mucho cuidado y atención en lo que se hace, se dice o se planea: afina la puntería para no meter la pata en la reunión.
7. dirigir o poner la puntería coloquial Apuntar en sentido material o figurado, a alguna cosa puso la puntería en el objeto más caro de la tienda.

puntería

 
f. Acción de apuntar un arma arrojadiza o de fuego.
Destreza del tirador para dar en el blanco.

puntería

(punte'ɾia)
sustantivo femenino
1. destreza de un tirador para dar en un objetivo tener buena puntería
2. acción de apuntar para que el disparo alcance el objetivo Hay que afinar la puntería.
Sinónimos

puntería

sustantivo femenino
Traducciones

puntería

aim

puntería

mira, puntamento

puntería

прицел

puntería

SF
1. (al apuntar) → aim, aiming
enmendar o rectificar la punteríato correct one's aim
hacer la puntería de un cañónto aim a gun, sight a gun
2. (= destreza) → marksmanship
tener buena punteríato be a good shot
tener mala punteríato be a bad shot
Ejemplos ?
La descripción que he obtenido de esto es tremenda. Mataban soldados por docenas y todos los voluntarios demostraron una mortífera puntería sin jamás errar en el blanco.
Aquí está, señor, miradla.» Expuso a la regia vista una gruesa bala de oro que en la escarcela traía, continuando, sin turbarse, con gracejo y con malicia: «Gran señor, fundí esta bala para daros muerte digna, si en el combate de veros se me lograba la dicha. »Y ya que vuestra fortuna no os puso en mi puntería, vuestra debe ser la prenda que siempre vuestra a ser iba.
Caballeros..., hacerse a un lado..., no hay que tocarlo..., el cañoncito apunta..., no sé si la puntería es alta o baja..., está cargado..., un día de estos hará fuego..., no hay que arriesgarse..., retírense..., no respondo de averías...
Señores..., ya hizo fuego el cañoncito..., puntería baja..., poca pólvora..., proyectil diminuto..., ya no hay peligro..., examínenlo.
Moraleja: los regalos que los chicos hacen a los grandes son, casi siempre, como el cañoncito de don Ramón. Traen entripado y puntería fija.
¿No se creyó en la existencia del plesiosauro que descubrió un inglés borracho, el único habitante del Neuquén a quien la policía no deja usar revólver por su espantosa puntería?...
-Pos mía tú, si te parece nos metemos aonde no mos puean ver como no suban en globo. -Es lo mejor, que no tengo yo ganas de tonteos con estos caballeros que por horas y por minutos van afinando la puntería.
Los pájaros abundaban, pero emprendían el vuelo apenas la extremidad del fusil amenazaba derribarles de su pedestal en el ramaje. Ninguno tenía la cortesía de permanecer quietecito mientras el cazador hacía y rectificaba una y mil veces la puntería.
Dar en mitad del blanco eso cualquiera lo hace, pero el que es maestro, en todas ocasiones está seguro de su destreza, y no pierde el pulso ni la puntería porque lata su corazón.
Hecha, pues, la puntería a placer del cazador (como que apoyaba la extremidad del cañón de la escopeta en una rama), disparó sobre el pajarraco, y éste cayó, como una masa inerte, rebotando de quima en quima.
Luego, para comprobar sus virtudes balísticas, dirigimos la puntería al depósito de zinc que sobre la muralla de una carpintería próxima la abastecía de agua.
El tío Cangrena se detuvo, miró hosca, sombría, amenazadoramente a Curro y le repuso con voz ronca y jadeante: -Te he visto ampararte de la venta, pero a la par que yo te ha visto tamién un guarda, y ese guarda ha dao er soplo ar puesto, y como no quieo que tú pueas pensar que yo soy capaz de elatarte, vengo a dicírtelo, con que vete por la puerta der corral, que ya te encontraré yo y procuraré no marrar la puntería.