Ejemplos ?
De exis tir reformas al Plan Anual de Contrat ación, és tas serán publicadas siguiendo los mismos mecanismos previstos en este inciso.
Las obras publicadas después de 1922 puede que sean de dominio público porque no fueron renovados sus derechos de autor correctamente.
Las cuentas de Hacienda dadas por cargo y data, con distinción del ejercicio de cada año, y publicadas anualmente por medio de la imprenta, serán presentadas por el ministro de Hacienda a las Cortes, y éstas podrán hacer, sobre los abusos introducidos en la administración, las representaciones que juzguen convenientes.
1) Las obras publicadas de los nacionales de cualquier Estado contratante, así como las obras publicadas por primera vez en el territorio de tal Estado, gozarán en cada uno de los otros Estados contratantes de la protección que cada uno de estos Estados conceda a las obras de sus nacionales publicadas por primera vez en su propio territorio.
Terminó y entregó a la divulgación, antes de llegar a la edición de su ya citada obra fundamental que recién saldría a la luz en 1887, una serie de trabajos menores entre los cuales se han de señalar como más destacables sus “Comprobaciones” y “Nuevas Comprobaciones Históricas” publicadas en 1882.
2) Las obras no publicadas de los nacionales de cada Estado contratante gozarán, en cada uno de los demás Estados contratantes, de toda la protección que cada uno de estos Estados conceda a las obras no publicadas de sus nacionales.
Las disposiciones penales promulgadas por la Potencia ocupante no entrarán en vigor sino después de haber sido publicadas y puestas en conocimiento de la población en el idioma de ésta.
4) En cada Estado contratante deben arbitrarse los medios legales para proteger, sin formalidades, las obras no publicadas de los nacionales de los otros Estados contratantes.
Y en este número que-dicho sea de pasada –fue cuadruplicado por el de “pasados” de la Plaza al Cerrito según comprueban las listas primero publicadas en el “BOLETÍN DEL EJÉRCITO” y después en el “DEFENSOR”-se contaron decenas de “VIZCAINOS”.
En cambio, todos los pobres diablos, pero diablos al fin..., nunca tuvieron el privilegio de ver publicadas sus obras, a menos que accedieran a las vanidades del lambisconeo.
498.- Las injurias, calumniosas o no, publicadas en órganos de publicidad del extranjero, podrán ser perseguidas contra las personas que hubieren enviado los artículos o la orden de insertarlos, o contribuido a la introducción o a la distribución de tales órganos en el Ecuador.
Me valgo aquí de los archivos del Instituto, sus obras publicadas, algunas de las cuales, en sus primeras ediciones poseo en mi biblioteca, las reediciones que ordenó su hijo, nuestro colega y amigo Hernán Ferreiro, con el título “La disgregación del Reyno de Indias” que editó Barreiro y, también a su cuidado, los “Estudios Históricos e Internacionales” que incluyó en sus series el Instituto Artigas del Servicio Exterior dirigido entonces por el señor Héctor Gros Espiell, numerario de esta Academia.