psicólogo


Búsquedas relacionadas con psicólogo: psicológico

psicólogo, a

s. SICOLOGÍA Sicólogo [en todas sus acepciones].

psicólogo, -ga

 
m. f. Persona que se dedica a la psicología.
Persona que observa y comprende el carácter de las demás.

psicólogo, -ga

(psi'koloγo, -γa)
sustantivo masculino-femenino
1. persona que se dedica a la psicología Soy psicóloga en una cárcel.
2. persona con capacidad para captar el temperamento de otras Es el psicólogo de la oficina.
Traducciones

psicólogo

psychologist

psicólogo

psicologo

psicólogo

psycholog

psicólogo

psykolog

psicólogo

Psychologe

psicólogo

psykologi

psicólogo

psychologue

psicólogo

psiholog

psicólogo

心理学者

psicólogo

심리학자

psicólogo

psycholoog

psicólogo

psykolog

psicólogo

psycholog

psicólogo

psicólogo

psicólogo

psykolog

psicólogo

นักจิตวิทยา

psicólogo

psikolog

psicólogo

nhà tâm lý học

psicólogo

психолог

psicólogo

心理學家

psicólogo

/a SM/Fpsychologist

psicólogo -ga

mf psychologist
Ejemplos ?
Vivimos inmersos en signos y ellos, para bien o para mal, moldean la conciencia de los individuos. El célebre psicólogo Lev Vigotsky partió de este presupuesto para presentar su modelo teórico de tanta productividad actual.
Cuando leí la crítica a Piaget que el joven psicólogo ruso le hacía allá por los treinta, en un principio me sorprendió, mas después me pareció acertada cuando comencé a provocar en mis niños el juego sociocultural y dejé de esperar que florecieran como una plantita.
Ese joven psicólogo, “Mozart de la Psicología”, era Lev Semionovich Vigotsky, muerto prematuramente en los años treinta de su vida y del siglo XX, pero con una impresionante obra que hoy una selección española apenas de la misma, abarca ya cinco gruesos tomos y la completa rusa, seis.
Quien lo debe de saber es quien gobierna, quien por esto mismo conviene que sea más psicólogo que orador, más hábil para ahondar en el pueblo que para atraérselo con discursos sonoros.
Esa es la composición del lugar, que para proceder de acuerdo con los métodos exaltantes de Loyola, el sutil psicólogo, he hecho para sentir todo el encanto de aquella a quien Mauricio Barrés propone que veneremos bajo la advocación adorable de Nuestra Señora del Perpetuo Deseo...
No así a los abogados, que se eligen entre ellos; no así a los jueces, que se eligen entre ellos; no así a los académicos y científicos que siempre son abogados y juristas, cuando en realidad la Constitución dice “Académicos y científicos”, con lo cual puede ser un médico, puede ser un contador, puede ser un economista, puede ser un ingeniero, puede ser un psicólogo, que además estaría muy bien porque le daría una perspectiva mucho más amplia profesionalmente a ese Consejo de la Magistratura.
Pero el Cónsul de España tiene orden de entregarnos todo lo necesario para llegar al término del viaje. El Director, tan benévolo, tan psicólogo, tan conocedor de los ensueños de los emigrantes, se permitió dudar.
Y yo, en mi intuición de novelista, de psicólogo, adiviné, descifré rápidamente aquella pobre alma de mariposa disecada, de rosa seca cuyos pétalos se pulverizan de puro friables, pero que, en la caducidad de sus elementos, guardan un poco de espíritu.
Cuando convalecía de esos ataques espantosos producidos por el vicio, el psicólogo le convocaba a repensar su vida, mas él se encerraba en sí mismo y se negaba a cooperar.
–¡Sí, pero entonces era diferente! «Estoy haciendo de rana», pensó el psicólogo experimental. –¡Sí –prosiguió Eugenia–, a un amigo, nada más que amigo, pueden permitírsele ciertas pequeñas libertades que no se deben otorgar al...
vaya a saber qué. Erdosain repuso: –Sos psicólogo. Naturalmente, yo no sé todavía en qué consiste esa idea fija, pero es curioso, lo que nunca se me ocurrió fue que vos pensaras en quitarme mi mujer...
Todos reconocían que no había sabio en el país que pusiera el pie delante a Glauben en punto a ciencia contemporánea; era sociólogo, psicólogo, naturalista, matemático, lógico, lingüista; estaba al tanto de los últimos descubrimientos; manejaba los petits faits como el primero; estaba de vuelta de todas las grandes ilusiones del idealismo genial que un día predominara en su patria; planteaba la cuestión como podía hacerlo un Wundt, un Spencer...