provocativo


Búsquedas relacionadas con provocativo: provocadora

provocativo, a

adj. Que tiene la propiedad de provocar o excitar su actitud provocativa nos ocasionará problemas . incitador

provocativo, -va

 
adj. Que tiene virtud o eficacia de provocar, excitar o precisar a ejecutar una cosa.

provocativo, -va

(pɾoβoka'tiβo, -βa)
abreviación
que causa o incita a alguna cosa, en especial el deseo sexual una mirada provocativa
Traducciones

provocativo

provocatif

provocativo

provocative

provocativo

provocerend

provocativo

provocante

provocativo

provokerende

provocativo

provocerande

provocativo

ADJ
1. (= incitante) → provocative
2. (sexualmente) [mirada, vestido] → provocative; [risa, gesto] → inviting, provocative
Ejemplos ?
2° Punto Pedimos el traslado del jefe de pampa a otra seccion, por ser intratable y provocativo con los trabajadores 3° Punto pedimos nosotros los particulares que se nos ponga una cuadrilla de llenadores de carros los que trabajamos en esos rajos por cuenta de la Cia...
Y meciéndose en ella suavemente, cruzadas las piernas, entornados los párpados y las manos sobre el incipiente abdomen, pronto hubiérase quedado dormido nuestro protagonista a no penetrar en la estancia Rosario la Caperusa, mal sujeto el negrísimo pelo, que caíale en partidas bandas sobre la curva frente y en encrespados bucles sobre la nuca; luciendo, erguida, la figura escultural, atensada la chaquetilla sobre el provocativo seno, relampagueantes los magníficos ojos y mordiéndose los gruesos y encendidos labios con la más bella dentadura que ha engarzado en humanas encías Santa y Pródiga madre Naturaleza.
Porque es de advertir que la generala para irritar la imaginación y estimular con mayor fuerza la codicia de los varones, unía a su tipo meridional, provocativo y tentador, una gran reserva, un alarde de formalidad y recato sobrado aparente para no pecar algo de artificioso y postizo.
Mientras tanto, estuve tarareando una musiquilla que reconocí -a otro le hubiese quizá sido imposible- como el aria de Las bodas de Fígaro: «Si el señor conde quiere bailar…, quiere bailar…, dígnese indicá_melo y yo tocaré.» Durante toda la tarde me había sentido de excelente humor, emprendedor y.provocativo, y había hecho blanco de mis bromas al camarero y al cochero, supongo que sin llegar a ofenderlos.
El látigo de la tiranía cae implacable sobre los mártires nuestros hermanos; su continuo chasquido es un oprobioso silbido que llega a nuestros oídos, que zunba provocativo y sangriento sobre nuestras cabezas, y hiere nuestras almas indomables, excitando la tempestad de nuestros odios.
Un estremecimiento agitó los cuerpos de las tres, que se habían disfrazado para asemejarse más a las mujeres que Juanito había conocido hasta el día... Sintieron vergüenza de sus escotes, de sus sombreros de postal, de su jugueteo provocativo...
Decir que si el Presidente del Senado exigía el cumplimiento de una ley que pedía al país entero ante el hecho gravísimo y provocativo de la internación de armas hacía el juego a la subversión, me da la impresión ya no de la Torre de Babel, sino de una distancia aún mayor para juzgar lo que ocurrió.
Más allá, la cocinera hacía derretir, en medio de una nube espesa de humo, la grasa más fina de los animales últimamente consumidos en la estancia, esparciendo por el aire un olor a chicharrones, tan provocativo que, en todos estos apetitos campesinos, evocaba, con titilaciones voluptuosas en el paladar, el recuerdo de festines de tortas doradas y de copiosos fritangos.
Así, pues, saqué de debajo la capa la espada que llevaba oculta a prevención; me arrojo sin vacilar en medio de los tres, y a medida que se presentan ante mí, en tono provocativo, les hundo la hoja en el vientre, y caen muertos a mis pies, atravesados por numerosas heridas.
Sobre su pelo castaño y fosco, que el sol rafagueaba de oro viejo, un manojo entero de clavelones enormes, de ese matiz indeciso que no es rojo ni rosa y que al remate de las hojas se cambia en gris argentado, se erguía provocativo, dentro del medio canalón de la peinetaza de carey.
Cuando en las primeras horas de la mañana sale de las prensas el diario húmedo y tentador, a la vez que surge de los hornos el pan oloroso y provocativo, debemos demandarnos: ¿quién aprovechó más su noche, el diarista o el panadero?
Ágil, nerviosa, blanca, delgada, media de seda bien estirada, gola de encaje, corsé de ¡crac!, nariz pequeña, garbosa, cuca, y palpitantes sobre la nuca rizos tan rubios como el coñac. Sus ojos verdes bailan el tango; nada hay más bello que el arremango provocativo de su nariz.