Ejemplos ?
Con fama de mujer apasionada, que al éxtasis trasladas al afuerino; que entre tus piernas bien proporcionadas, dejó escapar algún suspiro. La noche de Valparaíso es intensa, entre las sábanas de un prostíbulo, donde un amante de una hora.
Echóse a cuestas el sobretodo; después inclinándose sobre la cama de la mujer, exclamó: –¿Sabes adonde voy? A un prostíbulo, a buscarme una sífilis.
El ya no tenía ninguna esperanza, y su miedo de vivir se hacía más poderoso cuando pensaba que jamás tendría ilusiones, cuando obstinadamente fijos los ojos en un rincón de la estancia, reconocía que le era indiferente trabajar de lavaplatos en una fonda o de criado en un prostíbulo.
Mas su angustia se hacía a cada instante más pesada, como si fuera una masa de agua, fatigando con una marea la verticalidad de sus miembros. A pesar de esto, Erdosain se imaginaba que, por beneficio de su providencia, había entrado a un prostíbulo singular.
Me dirá usted: ¿para qué necesita una mujer un hombre? Mas, desde ya, le diré: Ningún dueño de prostíbulo va a tratar con una mujer.
¿Quién más apto para regentear el prostíbulo que el Rufián Melancólico? Le nombraremos Gran Patriarca Prostibulario. Erdosain se acercó a la ventana...
Y ver claro. Primero matarlo a Barsut, después instalar el prostíbulo, la colonia en la montaña... pero ¿cómo hacer desaparecer el cadáver?
sin dejar las treinta mil limosnas en tus garras de monedas, pero guardadas para el pago de otra afrenta… cuando alguien como tú, prostíbulo apiñado en puto cuerpo, se ponga en venta.
Si mañana me viniera a ver un médico y me dijera: la Vasca se muere dentro de una semana la saque o no del prostíbulo, yo a la Vasca, que me ha dado treinta mil pesos en cuatro años, la dejo que trabaje los seis días y que reviente el séptimo.
Una vez que están lejos del pueblo del niño, el tratante vende a los niños a una pandilla que, a su vez, los envía a un país vecino a realizar trabajos agotadores en una cantera. A las niñas se las envía a un prostíbulo en la capital.
¿Sabe usted qué clase de tristeza es esa que le hace pasar a uno la noche en un asqueroso despacho de bebidas, perdiendo el tiempo entre conversaciones estúpidas y tragos de caña? ¿Sabe lo qué es estar en un prostíbulo y de pronto contenerse para no llorar desesperadamente?
Ahora habían entrado al escritorio y el Astrólogo, haciendo girar el anillo con la piedra violeta y mirando el mapa de Estados Unidos, prosiguió: –Conquistaremos la tierra, realizaremos nuestra «idea»... podemos instalar un prostíbulo en San Martín o en Ciudadela, y la colonia de los Santos en la montaña.