Ejemplos ?
Ostenten la representación, ante la Asamblea de Propietarios, de una persona jurídica que sea propietaria de una o más unidades inmobiliarias.
Ratificación del Convenio celebrado por el Ejecutivo Federal con la Consolidated Oil Corp., propietaria de la Sinclair Pierce Oil Co., S.
Podgursky MONÓLOGO EN UN ACTO (1886) PERSONAJE IVÁN IVANOVICH NIUJIN, esposo de la propietaria de una escuela de música y de un pensionado de señoritas.
El Gobierno Popular tendrá como objetivo de su política habitacional que la familia llegue a ser propietaria de una casa habitación.
Así mismo, toda persona jurídica propietaria de una o varias unidades inmobiliarias estará representada en dichas reuniones por una sola persona natural, la cual será su apoderado, sin necesidad de requerirse que sea el representante legal de la sociedad, y siempre que acredite su condición de tal.
En julio de 1919 se unificaron bajo una misma administración todos los ferrocarriles manejados por el Gobierno y, finalmente, fue devuelto al ferrocarril mexicano a la empresa inglesa propietaria, al desaparecer las condiciones de emergencia, inseguridad e inestabilidad en que vivía el país.
Por el mismo motivo nuestro Gobierno ampara a los pequeños y medianos empresarios. A todos los sectores que, con intensidad variable, son explotados por la minoría propietaria de los centros de poder.
Juan de Dios Cordero -médico cirujano de un pueblo demasiado grande para pasar por aldea, y demasiado pequeño para ser considerado como ciudad-; y doña Fermina Alamillos, ex-profesora de bordados en un colegio de la corte, y en la actualidad rica propietaria y labradora.
Donde el jornal baja, el producto del terreno sube, la renta que paga el cultivador por el uso de la tierra también sube, y la clase propietaria en esas condiciones se enriquece mientras el bajo pueblo se hunde en la pobreza.
Por la reja abierta de par en par penetraba como un torrente de luz de oro llenando de tonos risueños la estancia y abrillantando los muebles, que, si humildes, delataban la índole pulcra y hacendosa de su gentil propietaria.
Uno de sus vecinos, Don Casimiro Piñateli, joven agricultor, que poseía un pequeño fundo rústico colindante con terrenos de los que era propietaria Doña Gila, propuso a ésta comprárselos si los valorizaba en precio módico.
Para dar a este importante ramo todo el impulso que necesita, fue estudiado por la Secretaría de Fomento, en unión de la de Hacienda, un nuevo impuesto que en forma indirecta proporcionará los fondos necesarios para sostener las inspecciones y para poder emprender las grandes obras de irrigación que se tienen proyectadas, expidiéndose una Ley para gravar el uso de las aguas federales, lo que se encontró enteramente justo y equitativo, desde el momento que la Nación, propietaria de las aguas, debe percibir una compensación, en cambio del aumento de producción y del valor que tienen los usuarios en sus fincas.