prometida


Búsquedas relacionadas con prometida: Lorca
Traducciones

prometida

fiancée, bride

prometida

fidanzata

prometida

snoubenka

prometida

forlovede

prometida

Verlobte

prometida

μνηστή

prometida

kihlattu / morsian

prometida

fiancée

prometida

zaručnica

prometida

婚約中の女性

prometida

약혼녀

prometida

verloofde

prometida

forlovede

prometida

narzeczona

prometida

noiva

prometida

fästmö

prometida

คู่หมั้นหญิง

prometida

nişanlı

prometida

vợ sắp cưới

prometida

未婚妻
Ejemplos ?
Afuera se veía un letrero que decía: JEFE DE PSIQUIATRAS DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN MANICOMIO CENTRAL Y yo me quedé extrañado, como niño al que no le dan su prometida golosina de costumbre, sin consulta; quien sabe por qué, hondamente triste, como despojado.
–Debes saber –dijo– que tu amigo de la infancia, el cual hoy se ha despedido de ti, es un traidor. He sido obligada a ser su prometida.
No hablaré ni de la cena, ni de la conversación posterior, en la que participé muy poco. Alphonse, sentado junto a su prometida, le decía algo al oído cada cuarto de hora.
Si le hallo, sabré dél qué halló en mí que tan presto le movió a dejarme; y, en resolución, haré que me cumpla la palabra y fe prometida, o le quitaré la vida, mostrándome tan presta a la venganza como fui fácil al dejar agraviarme; porque la nobleza de la sangre que mis padres me han dado va despertando en mí bríos que me prometen o ya remedio, o ya venganza de mi agravio.» Esta es, señor caballero, la verdadera y desdichada historia que deseábades saber, la cual será bastante disculpa de los suspiros y palabras que os despertaron.
Tu hermano nos odia; por eso me envía con una misión más allá de las montañas y los mares. ¡Adiós, mi dulce prometida, pues lo eres a pesar de todo!
En una de esas ocasiones conoció a Álvaro que venía precedido por las finezas de ser sobrino de Don Alfredo de los Montes, gran hacendado y amigo de Madero, y ella tuvo la flaqueza de decirle que lo amaba a primera vista, sin embargo, el joven le contestó con entereza que ya tenía prometida y que venía por ella para casarse y llevársela a la ciudad de México.
Nebrija, al ser también testigo de otro imperialismo, urgido redactó su gramática porque “siempre la lengua fue compañera del imperio”, pero los educadores se dejaron avasallar por los usos generales que dictaba el desconocimiento de su propio idioma, como hoy los académicos y los desconocedores de la lingüística que aceptan calcas cual “polución, nominación, promocionar, acceder o contemplar”, entre cientos de palabras que resultan risibles en su sentido hispánico: enorme “polución” en la ciudad (las vírgenes estarían de plácemes), por contaminación; Tal..., contempla el mejoramiento de...; sólo se ha de quedar en contemplación extasiada y aún mística, pues nunca se llega a la realización prometida...
De las almas tristes celeste beleño, fuente inagotable para todo ensueño, eficaz alivio de todo sufrir. Bálsamo piadoso para toda herida, de los soñadores dulce prometida que nos indemnizas del mal de vivir.
En cuanto lleve a mi pueblo elegido hasta su tierra prometida, volveré y esto será cumpliéndose los años de mi peregrinación y el tiempo que me está señalado para extender las razones de la voluntad y mantener y perfeccionar el cosmos, el árbol florido, el TEOTL, la energía creadora y contribuir a la eterna lucha de los contrarios que hace florecer: La guerra de la creación".
Pero ni ella reconoció la botella ni ésta a la ex-prometida, y así es como andamos todos por el mundo, pasando unos al lado de otros, hasta que volvemos a encontrarnos; eso les ocurrió a ellas, que vinieron a encontrarse en la misma ciudad.
-¡Claro, ya puede figurárselo! -contestó el peine-. Seguramente habrá oído que estoy prometida con el calzador. -¡Prometida! -suspiró el cuello; y como no había nadie más a quien declararse, se las dio en decir mal del matrimonio.
Y saben, si estuviera parado al comienzo de la era, con la posibilidad de echarle una mirada general tipo panorámica a toda la historia humana hasta ahora, y el Todopoderoso me dijera, “Martin Luther King, ¿En que era te gustaría vivir?” Yo tomaría mi vuelo mental por Egipto, y vería a los hijos de Dios en su magnífica jornada, desde los oscuros calabozos de Egipto a través, mejor dicho cruzando el Mar Rojo, a través del desierto, hacia la tierra prometida.