proletario

(redireccionado de proletarios)

proletario, a

(Del lat. proletarius.)
1. adj. SOCIOLOGÍA De la clase obrera la masa proletaria participó en la huelga.
2. s. OFICIOS Y PROFESIONES Trabajador manual retribuido los proletarios forman una clase antagónica a la burguesía. obrero
3. adj./ s. Se aplicaba a la persona que carecía de bienes y estaba en las listas vecinales.
4. s. m. HISTORIA Ciudadano pobre de la antigua Roma que servía al estado con su descendencia.

proletario, -ria

 
adj.-s. Que carece de bienes.
fig.Plebeyo, vulgar.
m. f. sociol. Individuo que, por carecer de medios de producción, se ve obligado a vender su fuerza de trabajo.
Cada uno de los individuos que integran el proletariado.

proletario, -ria

(pɾole'taɾjo, -ɾja)
abreviación
relacionado con la clase social de los trabajadores una revolución proletaria
Traducciones

proletario

proletarian

proletario

prolétaire

proletario

proletário

proletario

proletario

proletario

פרולטרית

proletario

プロレタリア

proletario

/a
A. ADJproletarian
B. SM/Fproletarian (frm), worker
se negaron a disparar sobre sus hermanos proletariosthey refused to shoot their fellow workers
Ejemplos ?
De cuán poco se preocupan los demócratas burgueses de realizar una alianza en la que los proletarios serían considerados como copartícipes con iguales derechos e idéntica situación, es un ejemplo la actitud de los demócratas de Breslau, quienes en su órgano el Oder-Zeitung están atacando a aquellos trabajadores que se hallan organizados independientemente, y a quienes motejan de socialistas, haciéndoles víctimas de severas persecuciones.
en la que crece el capital, y que, por tanto, el pequeño rentista no puede seguir viviendo de su renta y tiene que lanzarse a la industria, ayudando de este modo a engrosar las filas de los pequeños industriales. y, con ello las de los candidatos a proletarios, es cosa que tampoco requiere más explicación.
Y que se desarrolle un verdadero internacionalismo proletario; con ejércitos proletarios internacionales, donde la bandera bajo la que se luche sea la causa sagrada de la redención de la humanidad, de tal modo que morir bajo las enseñas de Vietnam, de Venezuela, de Guatemala, de Laos, de Guinea, de Colombia, de Bolivia, de Brasil, para citar sólo los escenarios actuales de la lucha armada, sea igualmente gloriosa y apetecible para un americano, un asiático, un africano y, aún, un europeo.
Si la Revolución ha llegado a la etapa de las realizaciones verdaderas, es indiscutible que lo que importa hoy, es la continuación de la obra revolucionaria, haciéndola cada vez más eficaz, más sistemática, hasta que se convierta en un verdadero nuevo régimen en todos los aspectos de la vida nacional; y de allí surgirá un núcleo dinámico, fortalecido por sus propias creaciones y constituido por los organismos proletarios, para convertirse en dirigente de nuestros destinos.
Muchas veces a muchos funcionarios públicos nos tiembla la voz y nos falta corazón para hablar de estas cosas tan trascendentales; y, sin embargo, al Primer Magistrado de la Nación no le tembló el corazón ni la mano y su pensamiento firme relacionó los acontecimientos proletarios de México con los acontecimientos proletarios de todo el mundo, contra el fascismo, contra la guerra y contra el imperialismo.
Nuestro ejército seguirá identificándose con los núcleos obreros y campesinos en sus actividades sociales y en las diferentes fases de su lucha de clases; ambos grupos proletarios son la matriz de donde torna el ejército nacional sus más valiosos elementos y...
La situación se hace insoportable, y no podría ser de otra manera, puesto que los burgueses de aquí saben que una gran cantidad de proletarios mexicanos al tocar esta tierra se plegan sin protesta a las condiciones que les imponen los explotadores; contentándose con ser los primeros en las fatigas y los últimos en la recompensa.
Se oponen los privilegiados, con toda la fuerza que les presta la ignorancia atemorizada, a la emancipación de los proletarios; la ven como una horrible desgracia, como una catástrofe, como el fin de la civilización -cuando apenas es el comienzo de ella-, como un peligro que debe ser combatido con el hierro y con el fuego, con todas las armas de la astucia y de la violencia, y se oponen, sencillamente, porque no comprenden sus intereses verdaderos, que son los mismos para cada entidad humana.
La herencia, la educación, la desemejanza de las circunstancias de vida, habrán creado diferencias profundas, morales y hasta físicas entre burgueses y proletarios, pero una ley natural los mantiene reunidos en una sola tendencia: el mejoramiento individual.
Participación de los proletarios de todas las naciones de América en los asuntos de carácter social que afecten a cualquiera de ellas.
El poder público ha venido tolerando esta clase de actividades porque desea que unos y otros sectores de los que disputan en esta lucha de intereses públicos, se den cuenta, por las propias consecuencias de sus actos, de la gravedad de ellos y mediante una severa auto-crítica y un enérgico movimiento de cordura, corrijan sus defectos, refrenen sus ímpetus irreflexivos cuando de intereses políticos se trata y sientan principios de generosidad cuando la unión y no la división de los elementos proletarios sea su deber.
Legislatura, espera que el ejemplo que pone usted en estos momentos, sea norma de conducta de los gobiernos que han de sucederse en el futuro para bien de la patria y en beneficio de la gran masa de proletarios del campo que forman el más importante elemento humano de nuestra nacionalidad.