prodigalidad


También se encuentra en: Sinónimos.

prodigalidad

1. s. f. Modo de comportarse el pródigo, derrochador o generoso ahora que eres rico mide tu prodigalidad. generosidad
2. Abundancia de una cosa en el banquete dominó la prodigalidad de la comida. exceso escasez

prodigalidad

 
f. Profusión, desperdicio, consumo de la propia hacienda gastando excesivamente.
Copia, abundancia o multitud.
Sinónimos
Traducciones

prodigalidad

ødselhed

prodigalidad

SF
1. (= abundancia) → bounty, richness
2. (= liberalidad) → lavishness, generosity
3. (= despilfarro) → wastefulness, extravagance
Ejemplos ?
Su pueblo lo amaba y le decía por su prodigalidad con todos y por ser virtuoso y sabio, TOPILTZIN que significa nuestro venerado niño.
Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes, ensalzar al mismo tiempo, ante el pueblo la prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición.
Agréguese a esto que la prodigalidad del señor de don Silvestre, como llamaban en el pueblo al de la corte, había corrido de cocina en cocina por todo el vecindario, y que, por lo mismo, no hubo en él una sola persona que no se creyese con derecho a pedirle dinero, pretextando necesidades, unas veces ciertas y justificadas, otras fingidas e indignas de la largueza y caridad del forastero; de suerte, que ni siquiera le quedó el placer que experimentaba aliviando la desgracia, pues temía equivocarla con las consecuencias de la haraganería, y contribuir al fomento de más de un vicio, procurando socorrer la verdadera miseria.
Ninguno otro, sino aquel que reguló sus acciones con el nivel de la buena conciencia (que jamás se deja engañar culpablemente), hace con gusto reflexión en la vida pasada; pero el que con ambición deseó muchas cosas, el que las despreció con soberanía y las adquirió con violencia, el que engañó con asechanzas, robó con avaricia y despreció con prodigalidad, es forzoso tema a su misma memoria.
Unos usamos de él con templanza y otros con prodigalidad: unos le gastamos en tal forma que podemos dar razón, otros sin que nos queden reliquias de él, por lo cual no hay cosa más torpe que ver un viejo de mucha edad que, para probarlo, no tiene otro testimonio más que los años y las canas.
de Olmedo y á otros con algo de prodigalidad, pues conforme á las prescripciones canónicas vigentes no puede dárseles, aunque por lo demás sería de desear figurase en el monumento aquel religioso, pues Gil González Dávila supone que fué de Olmedo.
El don de mi amigo fue mucho más considerable que el mío, y lo dije: «Hace bien; después del placer de asombrarse, no lo hay mayor que el de causar una sorpresa.» «Era la moneda falsa», me contestó tranquilamente, como para justificar su prodigalidad.
La política va en aumento y está derramada con una prodigalidad admirable, y es tal el almíbar que van destilando las palabritas resbaladizas del señor Carnerero por donde pasan, que siempre va tropezando y cayendo; y yo le daría las gracias.
En esta intelijencia, si por una parte se debe evitar el estremo que se tocaría, haciendo con prodigalidad los agazajos, y si por otra hai necesidad de tener gratos a los naturales y de mantener con ellos buena correspondencia, para evitar cualquiera mala disposicion de sus ánimos contra los colonos, es indispensable que citado jefe continúe haciéndoles iguales obsequios, cuando lo crea necesario, valiéndose de toda la zagacidad posible a fin de mantenerlos contentos, sin espender a pura pérdida los viveres que posee para la subsistencia de la guarnicion.
Y lo de menos hubiera sido para mí semejante alarde de prodigalidad, y hasta el acostumbrarme a ver sin admiración cómo mi tío y el predicador engullían cuanto les ponían por delante; pero lo terrible fue que me obligó a hacer lo mismo que ellos la implacable oficiosidad de mi cara tía.
Pensaron en ofrecer a los seres desprovistos de los adornos que embellecen, las pedrerías y el esmalte, los perfumes y la gracia que con prodigalidad les había deparado la Naturaleza.
Se enredó en sus cálculos; unas veces, mermaban hasta la parsimonia, creciendo, en otras, hasta la prodigalidad; pero afirmándose cada vez más en su cerebro, la ilusión -¡qué!