Ejemplos ?
Mas, al surgir por doquier el afán de sustituir por el humano los derechos divino y natural, no sólo comenzó a desvanecerse la idea y la noción elevadísima a que la naturaleza había impreso y como grabado en el ánimo de los hombres, sino que incluso en los mismos matrimonios entre cristianos, por perversión humana, se ha debilitado mucho aquella fuerza procreadora de tan grandes bienes.
Declarad vuestros nombres: Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del Día, Pareja Procreadora, Pareja Engendradora, Gran Cerdo del Alba, Gran Tapir del Alba.
El vínculo entre la discriminación y la función procreadora de la mujer es una cuestión que se refleja constantemente en la Convención.
La hoja de parra datada con las antiguas épocas geológicas encontrada en el territorio georgiano, las jaras con la semilla de la época de bronce y además otros descubrimientos arqueológicos, nos confirma que Georgia era la procreadora del sarmiento de uva.
La Iglesia enseña que incluso los métodos naturales son formas más humanistas y maneras responsables de vivir la responsabilidad procreadora, porque cuando se usan correctamente, mejoran y fortalecen la comunicación y el amor entre los cónyuges, promueven el auto conocimiento del cuerpo, nunca tiene efectos colateral en el organismo, y promueven la idea de que la fertilidad es una riqueza y una dádiva de Dios que puede y debe ser utilizada de manera oportuna.
El autor ve en la mujer la fuente de la vida, de la continuidad, la procreadora de nuevas generaciones y el mejor medio de expresión de todos los sentimientos humanos.
Los hijos «naturales» extramatrimoniales pasan a tener los mismos derechos que los hijos «legítimos». La pareja procreadora se convierte en la pareja parental dando lugar a un nuevo paradigma reproductivo.
Los hijos «naturales» extramatrimoniales pasaron a tener los mismos derechos que los hijos «legítimos». La pareja procreadora se convirtió en la pareja parental dando lugar a un nuevo paradigma reproductivo.
El jarro-pato es la figura que acompaña a la mujer en su calidad de procreadora de la especie, y por ello debe estar presente en el sitio desde donde parte a la nueva vida que significa la muerte.;Bibliografía A.A.V.V., Al cuidado de: Martino, Ernesto, Magia y Civilta, 1º; edición.
Los cónyuges uniéndose en una sola carne, expresan justamente una donación total y originaria. Por tanto, son dos las dimensiones que componen la unión conyugal: unitiva y procreadora.
En cuanto al deseo, en la especie humana, a diferencia de los animales, representa un factor cualitativo y, por lo tanto, no involucra únicamente un actividad sexual procreadora.
Poetisas como Dorothy Wellesley, Rachel Annand Taylor, Babette Deutsch y Helen Wolfert, así como Mary Shelley, retratan a la madre procreadora como una heroína que concibe un espacio para crear relaciones que desafían «las divisiones entre uno mismo y los demás» que quedan en el centro del patriarcado.