Ejemplos ?
Muchos magnates surgido en un modelo de estado patrocinado por la intermediación de préstamos con HDZ influencia, con el fin de disolver el estado de la propiedad y la rendición de cuentas al público de la financiación de la campaña por parte de las empresas privatizadas de esta manera.
Total: 88.985 Musulmanes -32.418 (36,43) Serbios - 39.884 (44,82) Croatas - 14.754 (16,58) Yugoslavos - 1.124 (1,26) Otros - 805 (0,91) En 1991, antes de las guerras Yugoslavas, el municipio de Doboj (actualmente dividido entre la República Srpska y la Federación de Bosnia y Herzegovina estaba habitado por 102.519 personas, entre ellas: 41.164 musulmanes de nacionalidad (40,14%) 39.820 serbios (38,83%) (Véase: serbobosnio) 13.264 croatas (12,93%) (Véase: bosniocroata) 5.765 yugoslavos (5,62%) 2.536 Otros (2,48%) Como eje ferroviario, antes de la guerra de Bosnia, Doboj centró gran parte de sus actividades industriales en torno a ella. Por otra parte, como centro regional, alberga varias fábricas, muchas en quiebra por mala gestión o privatizadas.
Los bancos de inversión movilizan gigantescos recursos hacia la Bolsa de Valores, donde el dinero se convierte en acciones de las empresas privadas o privatizadas, de manera que el capital financiero determina cada vez más la propiedad y aún más, la dirección de las mismas.
La mejor en la calidad de los servicios parece haber tenido un cierto impacto en la calidad de vida de una parte de la población, pues estando a un estudio realizado en 2002 que evaluó el impacto de la privatización sobre la mortalidad infantil con base en datos generados por una encuesta domiciliaria, se podría afirmar que durante el período 1991-1997, ésta se redujo 5 a 7 por ciento más en áreas privatizadas que en aquellas que continuaban bajo el control público o en manos de cooperativas.
En octubre, la presidenta Cristina Fernández presentó un proyecto de ley para reestatización de las jubilaciones y pensiones que habían sido privatizadas durante el gobierno de Carlos Menem.
Las medidas de la Perestroika resultaron devastadoras para la ciudad, ya que las minas fueron privatizadas y algunas se cerraron, provocando un desempleo masivo, lo que condujo a un grave aumento de la delincuencia y el uso indebido de drogas.
A partir de la Ley de Capitalización, se dieron concesiones tanto a empresas extranjeras como a nacionales para el transporte de gas natural y petróleo, habiendo la exploración, explotación y producción sido sujeta a contratos de riesgo compartido (joint venture) desde 1990 y las refinerías privatizadas en 1999.
Con estos recursos y los generados por otras inversiones centró sus negocios en la adquisición masiva de empresas y compañías estatales privatizadas durante el gobierno de Borís Yeltsin, del que fue muy cercano.
La constitución de 1998 propuso la creación de un fondo de los recursos provenientes de la privatización de las empresas eléctricas y telefónicas, de ahí que en los activos del Fondo de Solidaridad consten los activos de las empresas eléctricas y telefónicas que no han sido privatizadas.
Entre 1988 y 1996, el gobierno maliense reformó gran parte de las empresas públicas. Desde el acuerdo, dieciséis empresas fueron privatizadas, doce parcialmente privatizadas y veinte liquidadas.
Para diciembre de 1992, "Treuhand" mantenía 2.715 empresas que empleaban unas 500.000 personas, mientras que otras 4.992 empresas habían sido privatizadas generando 40.000 millones de marcos alemanes en ingresos al Estado además de la promesa de mantener 1.4 millones de empleos e inversiones por unos 170.000 millones de marcos.
Ya en la etapa final de la dictadura (1982-1983) y luego de décadas de intervención estatal, fueron privatizadas las radios Antártida -que pasó a llamarse América-, Argentina, El Mundo, Mitre y Splendid, junto con otras estaciones de radio y televisión del país.