priva

priva

s. f. argot Bebida alcohólica está mal de salud porque le da mucho a la priva.
Traducciones

priva

SF (Esp) la privathe booze, the drink
Ejemplos ?
Hasta la fecha nos hizo saber que los cadáveres rescatados suman alrededor de tres mil y el número de personas atrapadas suman aproximadamente mil quinientas. El compañero Adrián Mora Aguilar dará un detalle pormenorizado de los daños y la situación que priva en el Distrito Federal.
Algunos de ellos fueron formulares de manera defensiva, porque necesitamos defender nuestro territorio, nuestra soberanía e integridad. Con ellos ahora podemos llevar a los países amigos el espíritu de equidad, libertad y concordia que priva entre nosotros.
El comunismo no priva a nadie del poder de apropiarse productos sociales; lo único que no admite es el poder de usurpar por medio de esta apropiación el trabajo ajeno.
Mas ¡cómo ha de ser!... A muertos y a idos no hay amigos... Ahora lo que priva es la novedad..., ya me entiende usarced. ¡Qué! ¿No sabe usted nada de lo que pasa?
¡Ruines tiempos, en que no priva más arte que el de llenar bien los graneros de la casa, y sentarse en silla de oro, y vivir todo dorado; sin ver que la naturaleza humana no ha de cambiar de cómo es, y con sacar el oro afuera, no se hace sino quedarse sin oro alguno adentro!
Todo lo cual no nos priva de ensalzar las ventajas que tienen los Cármenes de Granada sobre las estepas de Rusia, ni de empeñarnos en que usen tirillas y fraque las kabilas de Anghera, y en que dejen sus tardas yuntas por las veloces locomotoras nuestros patriarcales campesinos...
Muy sensible me es saber por su estimada citada carta: que a consecuencia de la inestabilidad de la paz en Francia y de la confirmación de su enfermedad en la vista, nos priva U.
El Partido Radical estima que el régimen capitalista, fundamentado, principalmente en el individualismo económico y en la libre competencia, priva a la gran mayoría de los hombres, en beneficio de los menos, de los medios que le permitan alcanzar el pleno desarrollo de su personalidad.
Observando que el análisis no nos ha proporcionado aún dato alguno sobre el «salmón ahumado», mencionado en el contenido manifiesto, pregunto a mi paciente: «¿Por qué ha escogido usted en su sueño precisamente este pescado?» «Sin duda -me responde- porque es el plato preferido de mi amiga.» Casualmente conozco también a esta señora y puedo confirmar que le sucede con este plato lo mismo que a mi paciente con el caviar; esto es, que, gustándole mucho, se priva de él por razones de economía.
Dije, digo y diré mientras que viva, que quien con digno lazo se halla atado, si bien ve a su señora de él esquiva y adversa por completo a su cuidado, si bien Amor de su favor le priva, después que empleo y tiempo ha derrochado, pues tan alto el amor que ansiaba era, llorar no debe, aunque se abata y muera.
Al que lleva de cabeza la huida, le priva de dormir, y espera una salida saludable incluso de pasos más difíciles, toda vez que ni se precipite antes de hora, ni, en viniendo la hora, se turbe.
La política en su sentido elevado: la que priva a los hombres educados de propiciar o compartir celebraciones –aunque ingenuas- expresivas de odio o de reacción desbordada… Pero-se preguntará-¿por qué causa?