pretexto

(redireccionado de pretextos)
También se encuentra en: Sinónimos.

pretexto

(Del lat. praetextus.)
s. m. Motivo o causa alegada y simulada para hacer una cosa o para excusarse por haberla hecho el mejor pretexto es decir que no te encuentras bien. excusa, disculpa

pretexto

 
m. Motivo o causa simulada que se alega para hacer una cosa o para excusarse de no haberla ejecutado.

pretexto

(pɾe'teksto)
sustantivo masculino
argumento que se da para justificar un error o falta dar un pretexto infantil
Sinónimos

pretexto

sustantivo masculino
excusa*, disculpa, coartada, socapa, historia, rebozo.
Por ejemplo: buscaré un pretexto para no ir; no apareció y puso el pretexto de que se había puesto enfermo.
Traducciones

pretexto

prétexte

pretexto

pretexto

pretexto

حُجَّة

pretexto

záminka

pretexto

påskud

pretexto

Vorwand

pretexto

tekosyy

pretexto

izgovor

pretexto

口実

pretexto

핑계

pretexto

voorwendsel

pretexto

påskudd

pretexto

pretekst

pretexto

förevändning

pretexto

ข้ออ้าง

pretexto

bahane

pretexto

cớ

pretexto

借口

pretexto

藉口

pretexto

SMpretext
vino con el pretexto de ver al abuelohe came on the pretext of visiting Granddad
con el pretexto de queon the pretext that ...
era sólo un pretexto para no venirit was only an excuse not to come
bajo ningún pretextounder no circumstances
so pretexto de (frm) → under pretext of
tomar a pretexto (frm) → to use as an excuse
Ejemplos ?
Es tan antigua como depravada la malicia que han ido alimentando los en los ánimos de aquella dócil ,con el fin de que, disipadas sus discordias, los nacionales tuviesen más mano en despótico poder, proponiéndoles facilísimos pretextos para hacer naturaleza del odio, que el antiguo Arabu, en el libro 3, cap.
Se crearían infinidad de conflictos, y entonces esos que están emboscados, esos que están buscando pretextos para atacar a la Revolución, en vez de un cintillo dedicarían 10 a atacarla, y en vez de cintillos de una pulgada o dos los pondrían de 10 pulgadas para atacarnos.
Grandes si lograran mantenerse independientes de centrales y organismos que bajo distintos signos y pretextos han llevado al sindicalismo mexicano a convertirse en instrumento de control político y en minas de poder económico y político para reducidísimos grupos que son los que hacen y deshacen conforme a los intereses de sus respectivos caciques...
¡Es hora de que estéis todos en la cama!» Y así, con distintos pretextos, todos se fueron de allí, y en unos segundos Alicia se encontró complelamente sola.
La lengua le sirve para mentir, inventar lo que no hay y confundirse. Y todo es en él pretextos para hablar con los demás o consigo mismo.
Quietose el entendimiento del rey con la carta, mas no el oficio del rey; y dejando desabrigados de su persona grandes negocios en Castilla, con pretextos deslumbrados de su fin se embarcó a Italia para traerle consigo.
Los que se retiraron de la Conferencia la sabotearon, o intentaron sabotearla, pese a las explicaciones o pretextos que usaron, y nadie debería haber obrado así.
Pero demasiadas personas son todavía tratadas injustamente por pertenecer a un grupo determinado, ya sea nacional, étnico o religioso, definido en función del género o del origen. A menudo esta discriminación se oculta tras falaces pretextos.
El principal elemento para las guerras son las multitudes proletarias, de donde salen ejércitos y contribuciones: quitando ese elemento a las clases dominantes, haciendo que cuando menos una parte numerosa de los trabajadores se opongan decididamente a las intervenciones, las conquistas y los robos enmascarados con pretextos de humanitarismo, de honor nacional y patriotismo, se harán imposibles esas horribles matanzas colectivas que los famosos Congresos de Paz de los gobiernos no impiden porque están formados por instrumentos de los mismos que se interesan en hacerlas.
¡Y las demás! En tantos climas, en tantas tierras siempre son, si no pretextos de mis rimas fantasmas de mi corazón. En vano busqué a la princesa que estaba triste de esperar.
No tenía pretextos para salir del seminario, no conocía a nadie en la ciudad; ni siquiera permanecería allí por más tiempo, pues sólo esperaba a que me designasen la parroquia que debía ocupar.
replicó ella. Pues ella se agarraba con virtud vacilante a la Virgen, a las esculturas, a las tumbas, a todos los pretextos. Entonces, para seguir un orden, al guardián les llevó hasta la entrada, cerca de la plaza, donde, mostrándoles con su bastón un gran círculo de adoquines negros, sin inscripciones ni cincelados, dijo majestuosamente.