presidencialismo

presidencialismo

s. m. POLÍTICA Forma de gobierno en la que el poder ejecutivo pertenece al presidente de una república, que ostenta simultáneamente las funciones de jefe del estado y jefe del gobierno.

presidencialismo

 
m. polít. Organización política en que el presidente de la República es también jefe del Gobierno.
Traducciones

presidencialismo

SMpresidential rule
Ejemplos ?
Tenemos que organizar nuestro país sobre la base del mismo sistema este semiparlamentario o parlamentario, de alguna manera que se ajuste a nuestra idiosincrasia y acabe con el caudillismo, el presidencialismo y todo eso, y trabajar dentro de la ley.
¿Pudiéramos pensar que hoy se está marcando el fin de un régimen de presidencialismo en nuestro país, en donde el único peso específico es el del Presidente de la República?
Ha habido un ejercicio, limitado, de los Poderes que tiene el Legislativo y también el Judicial; lo que necesitamos en nuestro país es un presidencialismo equilibrado por las facultades constitucionales de los otros Poderes, acotado en ese ejercicio, evidentemente, pues, necesitamos alguien que ejerza la responsabilidad de gobierno en nuestro país.
Este sistema permitirá suprimir de raíz los vicios de que han adolecido en Chile tanto el presidencialismo dictatorial, como el parlamentarismo corrompido.
En este sentido, esta revolución no concluirá en una nueva clase, fracción de clase o grupo en el poder, sino en un "espacio" libre y democrático de lucha política. Este "espacio" libre y democrático nacerá sobre el cadáver maloliente del sistema de partido de Estado y del presidencialismo.
Hemos permitido que se nos quite esa facultad, y abusando de un presidencialismo absorbente, nos ha conducido a la situación crítica en que nos encontramos, en que los dos últimos gobiernos no han hipotecado el águila nacional seguramente porque no han encontrado montepío que se las tome.
Bien, señores diputados, el presidencialismo ha creado una especie de superioridad tan grande ante los demás poderes que se ve hasta físicamente.
De esta manera el concepto de autoridad en México es muy diferente que el europeo, el caso más importante podría ser la autoridad presidencial, que en México toma connotaciones en espacios de lo sagrado y de lo místico. En la sombra del presidencialismo hay contornos dibujados por el añorado Quetzalcóatl y el gran Tlatoani del México antiguo.
La Sociedad Civil asumió el deber de preservar a nuestra patria, ella manifestó su desacuerdo con la masacre y obligó a dialogar; todos comprendimos que los días del eterno partido en el poder, quien detenta para su beneficio el producto del trabajo de todos los mexicanos, no puede continuar más; que el presidencialismo que lo sustenta impide la libertad y no debe ser permitido, que la cultura del fraude es el método con el que se imponen e impiden la democracia, que la justicia sólo existe para los corruptos poderosos, que debemos hacer que quien mande lo haga obedeciendo, que no hay otro camino.
Después de una larga lucha por la democracia, encabezada por los partidos políticos de oposición, hay en las cámaras de Diputados y Senadores una nueva correlación de fuerzas que dificulta las arbitrariedades propias del presidencialismo y apunta, con esperanza, a una verdadera separación e independencia de los poderes de la Unión.
Pero, esto, estoy yo convencido, que es necesario, precisamente, para llegar a tener este presidencialismo, mejor equilibrado por los otros Poderes y por la propia sociedad.
La importación masiva de millones de toneladas de granos traídos de aquellas naciones donde no hay demagogia y corrupción y donde la tierra es de los que la cultivan y no de los políticos es otra prueba palpable de la demagogia y antieconómica organización ejidal de la tierra. 5) Otra de las causas del decaimiento del país es el excesivo presidencialismo.