prebendado

prebendado

s. m. RELIGIÓN Clérigo que forma parte del cabildo catedralicio, bien por ser dignidad, canónigo o racionero.

prebendado

 
m. catol. Dignidad, canónigo o racionero de alguna iglesia catedral o colegiata.
Traducciones

prebendado

SMprebendary
Ejemplos ?
Allí decía Gaitán – téngase presente que sintetizo – que en Colombia había prácticamente dos Estados dentro de una organización: uno prebendado y otro subyugado; uno, el “país político” y otro, “el país nacional”, y, a renglón seguido, expresaba: “El país político ha asumido todas las funciones de la vida colectiva, y se ha reservado el suministro exclusivo de dirigentes, una de cuyas responsabilidades consiste en impedir las filtraciones de las clases menesterosas y en abatir o subyugar a cuantos pretendan inmiscuirse en la rectoría grande o pequeña, sin provenir de la clase seleccionada, y si alguno pasa, ha de ser sumiso, obediente e impersonal para no lastimar los altos y sagrados intereses”.
No concibo que espíritu tan fino como el del señor senador Ferreiro, ni ningún senador de la República pueda creer, sin caer en un profundo pecado de antipatriotismo, que el Uruguay pueda ser Estado “prebendado” ni “subyugado”.
Allí jugábamos al jito y a la catona, hasta sudar la gota de medio adarme; también jugábamos a las guerrillas y al rodrigón, juegos muy en uso entonces, que los había traído un salmista de Cervatos, emigrado por cierto pique que tuvo con un prebendado de aquella Colegial.
El mancebo no se lo dejó decir dos veces, sino que en la primera ocasión hizo con el prebendado lo que éste había hecho con su padre.
Pedro oyó en el tribunal al abogado del arzobispo contra el preso, y preguntó cuál había sido la sentencia impuesta por la Curia al prebendado.
Habrá en la capital un Tribunal de Concordia, el que, por ahora, se compondrá de uno de los ministros del Supremo Tribunal de Justicia, uno de la Cámara y un Prebendado, que se nombrarán cada año por el Poder Ejecutivo, y pueden reelegirse.
Artículo 5º: Que a este fondo se agregue la cantidad de $150 que el señor visitador prebendado de la catedral de Córdoba, doctor Juan Justo Domínguez, asignó de la iglesia de su auto de visita, en el año 1810 para el mismo fin, impulsado de la caridad a que lo conmovieron los jóvenes que se guiaban sin educación alguna y en particular las familias preferidas.
Son calificativos que, para nuestro país, son absolutamente fuera de recibo, absurdos, intolerables. No creo que el señor Senador pueda pensar que el Uruguay pueda estar en esa alternativa de ser “prebendado” o “subyugado”.
A los principios del reinado de Pedro había en la catedral un prebendado que quería seducir a una hermosa mujer, casada con un menestral.
El genio hubiera estado en hermanar, con la caridad del corazón y con el atrevimiento de los fundadores, la vincha y la toga, en desestancar al indio; en ir haciendo lado al negro suficiente; en ajustar la libertad al cuerpo de los que se alzaron y vencieron por ella. Nos quedó el oidor, y el general, y el letrado, y el prebendado.
---- Este papel se ha de hacer recomendable, lo mismo que el de La Aurora, por la circunspección y la verdad; no estamos seguros acerca de si un sargento vino entre los siete soldados y el tambor, que siguieron al Prebendado Eleisegui.
Nombrado medio racionero (1771) y prebendado (1774) en el Cabildo de la Catedral de Cádiz, fue luego canónigo lectoral en Córdoba (1778) y encargado de la dirección del hospital.