Ejemplos ?
Si nos vamos a los índices de fertilidad y de crecimiento demográfico de los estados y de las entidades más prósperas o más avanzadas de la república, pues, veremos que ahí prácticamente ya se alcanzaron normas o estándares internacionales.
Por eso, en medio de las dificultades económicas que nos afectan, y que son consecuencia de la caótica herencia recibida, agravada por la más seria crisis económica mundial de los últimos cuarenta años y que sacude hasta a las naciones más prósperas, a pesar de los escollos de esos padecimientos y estrecheces, una gran esperanza recorre a Chile entero.
Sería el colmo de la locura exigir que el obrero, cuyo salario se ve forzosamente afectado por las fases adversas del ciclo, renunciase a verse compensado durante las fases prósperas.
Pero las naciones más grandes y prósperas, donde el orden, la libertad y la justicia han resplandecido mejor, son aquellas que más profundamente han sabido respetar su propia historia.
213 Es fortaleza, pues, un grant denuedo que sufre las prósperas e las molestas; salva las cosas que son desonestas, otras ningunas non le fazen miedo; fuye, desdeña, depártese çedo de las que diformes por viçio se fazen; las grandes virtudes inmenso le plazen, plázele el ánimo firme ser quedo.
Además de la industria pañera, papelera y cajera, por su número las más importantes de Alcoy, existen otras muy prósperas y que cada vez adquieren mayores vuelos.
«Que es infalible que a los que aman a Dios, todas las cosas, así prósperas como adversas, les son ayudas de costa para su mayor bien.» CAPITULO X.
Las cosas prósperas suceden a la plebe y a los ingenios viles: y al contrario, las calamidades y terrores, y la esclavitud de los mortales, son propios del varón grande.
¿Por qué se han de ocultar a las provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo el nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?
Que a todos infunda un hondo sentimiento de que están siendo llamados a construir la nueva patria, que será también la construcción de vidas más bellas, más prósperas, más dignas y más libres para ellos mismos.
Las siete vacas gordas, sucedidas por otras siete flacas, que devoraban a las primeras, constituye una sustitución simbólica de la predicción de siete años de hambre, que habrían de consumir la abundancia que otros siete de prósperas cosechas produjeran en Egipto.
Cuanto se está viviendo enseña que las naciones más grandes y prósperas, y donde el orden, la libertad y la justicia se admiran mejor, son aquellas que respetan más su propia historia.