Ejemplos ?
Pintado en su segundo viaje a Italia, el artista estaba en la cima de su fama y de su técnica. No era fácil que el papa posase para un pintor, era un privilegio que muy pocos conseguían.
La metáfora conceptual de este nuevo género teatral partió de una localización real; se encontraba por entonces un comercio de ferretería, situado en la madrileña «calle de Álvarez Gato» (el «callejón del Gato» de Luces de Bohemia), cuya característica más llamativa era la fachada publicitaria, donde se hallaban un espejo cóncavo y otro convexo que deformaban la figura de todo aquel que frente a ellos posase.
Pero como el nuevo "marco" del escudo sería el mapa, totalmente irregular, sería imposible que allí se posase un cóndor, ave que además está en peligro de extinción.
Sin embargo, tenía dificultades para conseguir que alguien posase para él, sobre todo si eran mujeres; la primera que pudo retratar fue una mujer joven a finales del mes de julio, y le puso el nombre de La Mousmé, nombre japonés que le inspiró la lectura del libro Madame Chisanthème de Pierre Loti.