Ejemplos ?
124. Habrá una alianza ofensiva y defensiva perpetuamente, tanto por tierra como por mar, entre Francia y España. Un tratado especial determinará el contingente con que haya de contribuir, cada una de las dos potencias, en caso de guerra de tierra o de mar.
Enardecido por la facilidad con que echaba por tierra a enemigos invisibles que intentaban detenerlo, cometió el error táctico, bastante frecuente, de proseguir su avance hasta un extremo peligroso, y se encontró por fin al borde de un arroyo, ancho pero poco profundo, cuyas rápidas aguas le impidieron continuar adelante, a la caza de un enemigo derrotado que acaba de cruzarlo con ilógica facilidad.
2º De la isla de San José seguirá en línea recta, cortando al caño Maturaca en su mitad, o sea en el punto que acordaren los comisarios demarcadores, y que dividida convenientemente dicho caño, y desde allí pasando por los grupos de los cerros Cupí, Imerí, Guai y Urucusiro, atravesará el camino que atraviesa por tierra el río Castaño con el Mararí y por la sierra de Tapirapecó tomará las crestas de la serranía Parima, de modo que las aguas que corren al Padavirí; Mararí y Cababurí, queden perteneciendo al Brasil, y las que van al Turuaca o Idapa o Xiaba a Venezuela.
Cuando el álamo pomposo Levantó tan orgulloso Su cabeza, Todas las aves del valle Bajaron á celebralle Su grandeza. Cuando por tierra caído, Solo el siniestro graznido Del búho entorno se oía: ¿Qué se hacía el ruiseñor Con sus cantares de amor?
Este metal sería llevado a uno de los puertos de Paita, Manta, Guayaquil o Túmbez y, desde allí, por tierra, a la ciudad de Loja ó al Cerro de Zaruma.
Aquellos siete milagros (y si acaso la ambición de los tiempos venideros levantare otros más admirables) se verán algún día arrasados por tierra.
Los artículos que no sean de producción, cultivo o fabricación de alguna de las dos repúblicas contratantes, y que se introduzcan por tierra del territorio de la una al territorio de la otra, pagarán un diez por ciento sobre el avalúo de la aduana del país a donde sean introducidos.
No lo ponderes demasiado, mi querido Cebes, dijo Sócrates, no vaya a suceder que la envidia eche por tierra lo que tengo que decir, que es lo que está en las manos de Dios.
El Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, y el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire, que complementan la Convención, incluyen disposiciones específicas (artículos 6 y 5, respectivamente) en las que se estipula una serie de medidas de protección para las víctimas de la trata y el contrabando de personas; esas disposiciones se han interpretado y aplicado conjuntamente con las disposiciones antes mencionadas de la Convención relativas a la protección de las víctimas y los testigos.
¿Pero no se encontrará uno que diga: he aquí un anciano, que no pudiendo ya alargar su existencia naturalmente, tan ciego está por el ansia de vivir, que no ha dudado, por conservar la vida, echar por tierra las leyes más santas?
Me contaba ayer mi hijo que volvió por tierra de Chapadmalal que proporcionalmente tardó más tiempo en salir de Chapadmalal y de Mar del Plata que el tiempo que empleó en salir desde Mar del Plata y llegar a Buenos Aires por la cantidad de gente en cada una de las playas, no solamente de Mar del Plata, sino de toda la costa por la cual tenían que pasar.
Decía textual aquel proyecto: “Cuando un gobierno reconocido constitucional de una de las Repúblicas que forman la Confederación fuere contrariado por una revolución cualquiera que tienda a echarlo por tierra y suplantar otro gobierno no constitucional en su lugar, podrá el Congreso de los Plenipotenciarios, en vista de los hechos notorios, tomar las medidas que se creyeren oportunos para atajar el cáncer y proteger, con los medios que crea convenientes, al gobierno legítimo atacado por los revoltosos hasta poner en posesión quieta y pacífica el gobierno atacado”.