por favor

Traducciones

Por favor

please

Por favor

bitte

Por favor

s’il te plaît, s’il vous plaît
Ejemplos ?
El Ratón sólo respondió con un gruñido, mientras seguía alejándose. - ¡Vuelve, por favor, y termina tu historia! - gritó Alicia tras él.
Y los otros animales se unieron a ella y gritaron a coro: - ¡Sí, vuelve, por favor! Pero el Ratón movió ímpaciente la cabeza y apresuró el paso.
Enid ahogó un grito y se abrazó desesperada a mí. —¡Guillermo! —Cállate, por favor... —¡Es que ahora acaba de bajar una pierna del diván!
La reforma de 1994 de la Constitución incluía esto como obligación del Congreso, en realidad ahí estuvimos un poquito lerdos los constituyentes, debo decirlo, porque muchos éramos legisladores y sabíamos que era imposible que el Parlamento – y por favor, esto no es ningún ataque al Parlamento – simplemente por la magnitud de la tarea que se pudiera hacer desde un cuerpo legislativo, es imposible, esto requiere de cuerpos ejecutivos y además de una sistematización y de un equipo de juristas, de asistentes, de técnicos que excede con amplitud las posibilidades que tiene el Parlamento.
- ¿Por favor, podría usted decirme - preguntó Alicia con timidez, pues no estaba demasiado segura de que fuera correcto por su parte empezar ella la conversación- por qué sonríe su gato de esa manera?
La Duquesa no dio señales de enterarse, ni siquiera cuando los proyectiles la alcanzaban, y el bebé berreaba ya con tanta fuerza que era imposible saber si los golpes le dolían o no. - ¡Oh, por favor, tenga usted cuidado con lo que hace!
VOLANTERIAS ANTONIO DOMÍNGUEZ HIDALGO -Ay Cipriano que va a ser de ti; por favor no seas tan soñador; que la tierra es tierra nada más y el fuego por siempre es voraz.
¿Dónde tienes la cabeza? - Por favor, no te enfades -dijo Alicia con suavidad-. Si no me equivoco, ibas ya por la quinta vuelta.
Así que, por favor, si podemos tratarla… Yo, por lo menos, cuando gritaba algo desde la banca, desde ahí, después, lo cumplí cuando fui Presidenta.
103 O devuélveme, si riscas, los diez miles, Silón, después sé cuanto quieras salvaje e indómito, o, si a ti las monedas te deleitan, deja, por favor, de alcahuete ser, y, tú mismo, salvaje e indómito.
Yo recién miraba a toda esta multitud que está hoy acá congregada y pienso, y lo sé profundamente, que le estamos dando un ejemplo a estas personas malditas que me apropiaron a mí y a los chicos, y en todos los centros clandestinos de detención. Por favor que nunca más suceda esto.
Al cabo de un momento murmuró sin atreverse a mirarme, inmóvil en su silla de enea, con las manos en cruz: —¿No es usted mi prójimo? Yo suspiré: —Calla, por favor, hija mía.