pompa

(redireccionado de pompas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con pompas: pampas

pompa

(Del lat. pompa < gr. pompe.)
1. s. f. Acompañamiento solemne y suntuoso de una ceremonia u otro acto celebraron su boda con mucha pompa y derroche de lujo . boato, ostentación
2. Esfera llena de aire, en especial la que se forma en agua con jabón el niño hacía pompas de jabón. burbuja
3. Abombamiento que se forma en la ropa cuando se introduce aire.
4. Cortejo o procesión solemne.
5. Máquina para elevar líquidos e impulsarlos en una dirección determinada. bomba
6. ZOOLOGÍA Rueda que hace el pavo real, extendiendo y levantando la cola.
7. Méx. ANATOMÍA Manera eufemística de referirse a las nalgas.
8. pompas fúnebres 1. Ceremonias en honor de un difunto. 2. Funeraria, empresa dedicada a este tipo de ceremonias.
9. hacer pompa BOTÁNICA coloquial 1. Extenderse el follaje de los árboles hacia todas partes. 2. Hacer vana ostentación de una cosa.

pompa

 
f. Acompañamiento suntuoso y de gran aparato que se hace en una ceremonia.
Fausto, vanidad, grandeza.
Procesión solemne.
Burbuja que forma el agua por el aire que se le introduce.
Hueco que se forma con la ropa cuando toma aire.
Rueda que hace el pavo real, extendiendo y levantando la cola.
pompa de jabón La que se forma al insuflar aire en una disolución acuosa de jabón.

pompa

('pompa)
sustantivo femenino
1. exhibición gratuita de lujo y esplendor para ostentar riqueza o importancia Quería para su mansión la pompa de los antiguos palacios.
ceremonia de entierro de un difunto Las pompas fúnebres del funcionario eran dignas de un presidente.
2. burbuja que se forma por la introducción del aire en un líquido una pompa de jabón
Traducciones

pompa

pompa

pompa

Pomp

pompa

pomp

pompa

pomp

pompa

pomp

pompa

SF
1. (= burbuja) → bubble
pompa de jabónsoap bubble
2. (Náut) → pump
3. (= fasto) → pomp, splendour, splendor (EEUU); (= ostentación) → show, display; (= boato) → pageant, pageantry
pompas fúnebres (= ceremonia) → funeral sing; (= cortejo) → funeral procession sing
"Pompas fúnebres" (= funeraria) → "Undertaker's" sing, "Funeral parlour" sing, "Funeral parlor" (EEUU) sing
Ejemplos ?
El rostro acezado, vuelto hacia el cielo, parecía burlarse; bajo el labio superior enarcado asomaban unos dientes pequeños y prietos; las pupilas opacas de los ojos entreabiertos apenas se diferenciaban de los glóbulos oscurecidos; el cabello enmarañado, salpicado de pompas de espuma, se espareía por el suelo, descubriendo la frente lisa con la línea lilácea de la cicatriz; la nariz, fina, trazaba en relieve una neta raya blancuzca entre las mejillas hundidas.
Es hombre que se prodiga poco. Cuando se exhibe lo hace en toda regla; pero es en ciertas pompas de no fácil acceso para la gente de poco más o menos .
Las pompas temblaban y flotaban, presentando bellísimos y cambiantes colores, que iban del amarillo al rojo, del lila al azul, adquiriendo luego un tono verde como hoja del bosque cuando el sol brilla a su través.
-Dios te conceda tantos años en la Tierra como pompas de jabón has hecho -murmuraba la madre. -¿Tantos, tantos? -dijo el niño-. No terminaré nunca las pompas con toda esta agua.
Obra como ésta no la prodiga naturaleza: las líneas rehenchidas de aquella escultura de carne tierna diseñaban ya la mujer antioqueña, alta, esbelta, de movimientos lánguidos y cadenciosos; el cuello y el pecho ondulaban en esponjes de paloma cuando arrulla; la boquita, de labios un tanto gruesos pero correctos, se plegaba con el mimo y la monería que sólo la inocencia sabe producir, mostrando unos dientecitos que parecían miajas de la pulpa del coco; movía esas manos pompas, de palmas sonrosadas, con la gentileza, la maña y la travesura de una gatita; y cuando, inclinada la cabeza, proyectaba aquellas pestañas crespas, largas y de color atortolado, hubiera servido de modelo para una Virgen niña.
El sol atravesaba con un rayo las pequeñas pompas azules de las olas que se sucedían rompiéndose; los viejos sauces podados reflejaban en el agua su corteza gris.
Pero en este siglo, en Chile, en esta reunión, que yo miro como un homenaje solemne a la importancia de la cultura intelectual; en esta reunión, que, por una coincidencia significativa, es la primera de las pompas que saludan al día glorioso de la patria, al aniversario de la libertad chilena, yo no me creo llamado a defender las ciencias y las letras contra los paralogismos del elocuente filósofo de Ginebra, ni contra los recelos de espíritus asustadizos, que con los ojos fijos en los escollos que han hecho zozobrar al navegante presuntuoso, no querrían que la razón desplegase jamás las velas, y de buena gana la condenarían a una inercia eterna, más perniciosa que el abuso de las luces a las causas mismas porque abogan.
Después el sacerdote recitó el Mirereatur, y el Indulgentiam, mojó su pulgar derecho en el óleo y comenzó las unciones, primeramente en los ojos que tanto habían codiciado todas las pompas terrestres; después en las ventanas de la nariz, ansiosas de tibias brisas y de olores amorosos; después en la boca, que se había abierto para la mentira, que había gemido de orgullo y gritado de lujuria; después en las manos, que se deleitaban en los contactos suaves y, finalmente en la planta de los pies, tan rápidos en otro tiempo cuando corría a saciar sus deseos, y que ahora ya no caminarían más.
Se percibía ante todo el exceso desbordado, que no había acabado de cuajar en el objeto propio cuando en aquel preciso punto había encontrado también el de menor resistencia, la membranita impalpable de la esfericidad, y se había distraído en una pueril imaginación de pompas ingrávidas y tornasoladas como aquellas de la infancia que solo se inflaban hasta el estallido.
XXXV A LA FORTUNA DE ANTIO Diosa que reinas en el feliz Antio, que puedes elevar a los mortales más abatidos y convertir en fúnebres pompas los soberbios triunfos, el pobre colono del campo te invoca con solícitas preces, y te reconoce como señora del mar el navegante que en la nave de Bitinia desafía las iras del Cárpato.
En el Tribunal, cuando se trataba de examinar un testamento, hacíamos un poco el papel de empresarios de pompas fúnebres, y teníamos, por regla general, la costumbre de componernos una expresión más o menos sentimental cuando tratábamos con clientes de luto.
Apenas terminadas las pompas funerales de su hijo, el infeliz anciano, derramando cálidas lágrimas y arrancando sus cabellos blanqueados con ceniza, dirigiose al sitio donde se administraba la justicia, y allí, con súplicas y lágrimas hasta postrarse a los pies de los decuriones (ignorante de la impostura de su infiel esposa), pidió con las más conmovedoras palabras la muerte del único hijo que le quedaba.