polonio

polonio

s. m. QUÍMICA Metal radiactivo obtenido como producto de la desintegración del radio.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

polonio

 
m. quím. Elemento del grupo del sistema periódico de símbolo Po, n. at. 84, p. at. 210 y valencias 2, 3 y 4. Fue descubierto por M. Curie en 1898. Es un metal radiactivo de color argénteo brillante perteneciente al grupo VIA.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

polonio

полоний

polonio

polonium

polonio

plonium

polonio

Polonium

polonio

polonium

polonio

poloonium

polonio

polonium

polonio

polonium

polonio

polonium

polonio

polonium

polonio

Po, polonio
Ejemplos ?
-Por la muerte de Monseñor, y el luto de la casa. -Nada tiene que ver con la religión, Polonio. Aquí la Princesa creyó del caso suspirar.
Antes de salir ya comenzaron las explicaciones del Señor Polonio: -Conviene saber que el Nazareno y el Cirineo son los mismos que había antiguamente.
Pues como dice Polonio en su soberbio discurso (discurso al cual debo mucho y me congratulo al proclamarlo aprovechando esta ocasión).
Detenido en el umbral, el mayordomo saludaba con una profunda reverencia: -¿Da su permiso mi Señora la Princesa? -Adelante, Polonio.
Se llamaba Polonio, andaba en la punta de los pies, sin hacer ruido, y a cada momento se volvía para hablarme en voz baja y llena de misterio: -Pocas esperanzas hay de que Monseñor reserve la vida...
Yo le interrumpí: -¿Sin duda, Andrea del Sarto? El Señor Polonio adquirió un continente grave, casi solemne: -Atribuidos a Rafael.
La Princesa acabó la frase con un gesto de fatiga, llevándose las manos a la frente. Después se distrajo mirando hacia la puerta, donde asomaba la escuálida figura del Señor Polonio.
Me volví a dirigirles una nueva ojeada, y el Señor Polonio continuó: -Reparad que tan sólo digo atribuidos. En mi humilde parecer valen más que si fuesen de Rafael...
Yo apenas disimulé una sonrisa burlona: El Señor Polonio aparentó no verla, y, sagaz como un cardenal romano, comenzó a adularme: -Hasta hoy no había dudado...
Entre tanto te aconsejo que, si cuando lo estuvieses leyendo, alguno te preguntase: "¿qué lee usted?", le respondas como Hamlet o Polonio: words, words, words, palabras, palabras, pues son ellas la moneda común y de ley con que llenamos los bolsillos de nuestra avara inteligencia.
Pero siempre hay también algo de razón en la demencia Paráfrasis de Hamlet, acto II, escena 2: «Ocurrencias felices que suele tener la demencia, y que ni la más sana razón y lucidez podrían soltar con tanta fortuna» (palabras de Polonio a Hamlet).
El Señor Polonio, al terminar su oración, me hizo una profunda reverencia, y corrió con los brazos en alto, de una en otra ventana, soltando los cortinajes.